Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Aprendiendo a confiar y a obedecer

Aprendiendo a confiar y a obedecer, 24 de abril
“Y que has hecho morir a este pueblo como a un solo hombre; y las gentes que hubieren oído tu fama hablarán, diciendo: Por cuanto no pudo Jehová meter a este pueblo en la tierra de la cual les había jurado, los mató en el desierto”. Números 14:15, 16.{CT 123.1}
El Señor cumplió la palabra que empeñó a Abrahán cuando dijo que luego que los hijos de Israel hubiesen estado en cautiverio por cuatrocientos años, él habría de librarlos... Sin embargo, aquí, en la frontera de la tierra prometida, [su pueblo] sólo le trajo descrédito al dar lugar a la incredulidad.{CT 123.2}
Se nos presentarán dificultades, pero no debemos esperar a que éstas lleguen para aprender a confiar y a obedecer a Dios. Ahora, precisamente ahora, en este día de oportunidad y privilegio, cuando la luz de la verdad resplandece sobre nosotros, hemos de aprender la lección. Roguemos a Dios que nos brinde una idea correcta de su carácter y la disposición a obedecerle.{CT 123.3}
Hemos de permanecer con la fuerza y el poder del Dios de Israel. Hermanos y hermanas, ¿lo haremos? ¿O murmuraremos y nos quejaremos mirando los obstáculos en el camino y haciendo montañas de cosas que son pequeñas? Con el propósito de confirmar su fe, Dios hoy le da a su pueblo evidencias de su poder así como lo hizo otrora con Israel. ¿Tomarán en cuenta estas evidencias? ¿Actuarán como si Dios no hubiese obrado en favor de ellos? El Señor quiere que reconozcamos su poder, su gracia y su gran salvación, que nos ha dado gracia al infinito costo de la muerte de su Hijo unigénito.{CT 123.4}
Vivimos en un día de prueba, un día de examen y evaluación. Dios prueba a su pueblo para determinar si puede trabajar en favor de ellos. El no podrá trabajar por nosotros en tanto abramos los corazones a los impulsos del enemigo. No puede cooperar con nosotros si confiamos en los seres humanos en vez de buscar a Jesús para regocijarnos en su bondad y en su amor. Él quiere hacer de nosotros un pueblo por medio del cual pueda revelar su gracia y lo hará si le damos la oportunidad, si abrimos las ventanas del alma hacia la influencia del cielo y las cerramos a las influencias mundanales, a la murmuración, a la queja, a la búsqueda de errores en los otros...{CT 123.5}
Los que hoy murmuran contra los agentes designados por Dios y debilitan la confianza que las personas han depositado en ellos, están actuando del mismo modo que los hijos de Israel. El Señor escucha cada palabra de murmuración. El oye cada palabra que menoscaba la influencia de aquellos a quienes utiliza para proclamar la verdad y preparar a un pueblo para estar firme en los últimos días.—Manuscrito 10, 1903.{CT 123.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.123

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...