Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Demos de acuerdo con lo que recibimos

Demos de acuerdo con lo que recibimos, 16 de abril
De gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:8.{CDCD 113.1}
Los que se desempeñan en las tareas comunes de la vida desarrollarán talentos inesperados. Si solamente se les diera el mensaje a los seres humanos, muchos de los que escuchan lo recibirían. Aceptará la verdad para este tiempo gente que proviene de todas las clases sociales, elevadas y bajas, ricas y pobres. Algunas personas consideradas sin educación serán llamadas al servicio del Maestro, así como los humildes e ignorantes pescadores fueron llamados por el Salvador. A otros se los invitará a dejar el arado, como en el caso de Eliseo, y se sentirán impelidos a asumir la obra que Dios les ha señalado. Comenzarán a trabajar con sencillez y serenidad, para leer y explicar las Escrituras a los demás. Sus humildes esfuerzos alcanzarán el éxito.{CDCD 113.2}
Habrá hombres y mujeres que trabajarán de casa en casa, porque se darán cuenta de que pueden obrar para el Señor porque ha puesto su Espíritu en ellos. Al avanzar con fe y humildad, Cristo les impartirá gracia para que ellos a su vez la puedan impartir a los demás. El Señor les dará el mismo amor por las almas que perecen, que les dio a los discípulos de antaño.{CDCD 113.3}
En el futuro aceptarán la verdad algunos seres humanos por medio de los cuales los ángeles podrán trabajar. En el pasado los mensajeros celestiales trabajaron en cooperación con instrumentos humanos, dándoles elocuencia y una influencia poderosa que produjo argumentos persuasivos, que alcanzaron la ciudadela del alma. Las labores de hombres aparentemente indoctos e ignorantes a menudo han ejercido una maravillosa influencia en favor del bien...{CDCD 113.4}
Nadie que capte los rayos del Sol de justicia carecerá de palabras adecuadas. Tal vez no sea oratoria, de acuerdo con los conceptos del mundo, lo que ellos manifiesten, sino elocuencia celestial. Pronunciarán palabras que irán directamente a las mentes, para despertar la convicción, e inducir a los oyentes a preguntarse: “¿Qué es la verdad?”...{CDCD 113.5}
A tales obreros podemos alentar diciéndoles: “Estoy seguro que ustedes ejercerán una influencia para el bien en esta obra grande y santa, si están dispuestos a tener cuidado de sí mismos, reconociendo que están sujetos a la gracia salvadora, y han sido puestos en una sagrada relación familiar con Dios, por medio de Jesucristo, para trabajar por la salvación de las almas”.—Carta 123, del 16 de abril de 1905, dirigida al pastor S. H. Larre, presidente de la Asociación de Nueva York.{CDCD 113.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.113

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...