Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

La pureza debe caracterizar la vida de un cristiano

La pureza debe caracterizar la vida de un cristiano, 16 de abril
“Y Jehová dijo a Moisés: Vé al pueblo, y santifícalos hoy y mañana; y laven sus vestidos”. Éxodo 19:10.{CT 115.1}
Los hábitos personales indebidos se cuentan entre las causas más comunes de enfermedad. El orden y la limpieza son leyes del cielo. Cuando el Señor iba a promulgar su ley sobre el Monte Sinaí, le dio indicaciones bien estrictas a Moisés sobre este aspecto... Se determinó que hicieran de este modo pues, de lo contrario, al presentarse delante del Señor, estarían en condición de impureza. Dios es un Dios de orden y requiere orden y pureza en medio de su pueblo.{CT 115.2}
Bajo ninguna circunstancia los hijos de Israel debían permitir alguna forma de impureza tanto en ellos como en sus vestiduras. Los que tenían alguna impureza debían permanecer fuera del campamento hasta la noche y luego se requería que se purificaran y lavaran sus ropas antes de regresar. Dios también les ordenó que mantuvieran sus terrenos libres de inmundicia, hasta una gran distancia del campamento...{CT 115.3}
El Señor no espera menos de su pueblo ahora que en la antigüedad. Si la limpieza era tan necesaria para los que peregrinaron por el desierto, que estaban al aire libre en todo momento, no requiere ahora menos de nosotros, que vivimos en habitaciones cerradas, donde las impurezas son más evidentes y tienen una mayor influencia malsana.{CT 115.4}
La ley moral, promulgada desde el Sinaí, no puede tener cabida en los corazones de personas con hábitos desordenados y sucios. Si los hijos de Israel no pudieron ni siquiera escuchar la proclamación de esta santa ley sin purificarse ni lavar sus vestiduras, ¿cómo podrían sus preceptos escribirse en los corazones de quienes no mantienen la pulcritud en sus personas ni en sus hogares?...{CT 115.5}
Han ocurrido violentas epidemias de fiebre en aldeas y ciudades que se consideraban perfectamente salubres, y resultaron en fallecimientos o constituciones destrozadas. En muchos casos las mismas casas de las víctimas de esas epidemias contenían los agentes de destrucción que transmitían a la atmósfera el veneno mortífero que había de ser inhalado por la familia y el vecindario...{CT 115.6}
Cuando Lord Palmerston era primer ministro de Inglaterra, cierto clérigo escocés le solicitó que se estableciera un día de ayuno y oración para evitar el cólera. Y él respondió: “Limpien y desinfecten las calles y las casas, promuevan la limpieza y la salud entre los pobres y velen para que se les proporcione alimento bueno y saludable. Apliquen las medidas sanitarias adecuadas y, de este modo, no tendrán que ayunar y orar. Porque el Señor no escuchará vuestras súplicas en tanto que no se atiendan estas medidas preventivas que él ha establecido”.—Manuscrito 58, 1890.{CT 115.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.115

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...