Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Un carácter como el de Cristo

Un carácter como el de Cristo, 16 de abril
Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12, 13.{ATO 118.1}
Durante las horas de la noche, mientras otros duermen, oro para que la importante obra que se me ha entregado sea realizada tan desinteresada y fielmente como para que Dios pueda aprobarla. No es para mí motivo de ansiedad lo que otros pueden pensar o hacer, sino ¿qué debo hacer yo para glorificar a Dios?, y ¿soportará mi obra el examen divino? ¿Ha sido eliminada de mí toda mirada altanera? ¿Está mi corazón en armonía con Jesús, el humilde Hombre del Calvario? Lloro, oro y trabajo evaluando mis motivos y sentimientos a la luz de la eternidad y, si llego a estar por fin entre los salvados, ello será por el incomparable amor de mi Redentor.{ATO 118.2}
¡Oh, cuán grande ha sido ese amor que soportó la abnegación y el sacrificio de sí mismo por mí! Todo lo que podamos hacer será siempre muy poco. Bien podemos decir que somos siervos inútiles. Tan ciertamente como nos exaltamos a nosotros mismos y tratamos de sentarnos en el sitial más elevado, Dios nos humillará en alguna forma muy penosa para la naturaleza humana...{ATO 118.3}
Mi esposo, debemos cultivar el espíritu de Cristo. Son muchos los que profesan la verdad y necesitan su influencia santificadora en sus corazones. Un trato honesto y una profesión exaltada pueden caracterizar la vida, pero la falta de la verdadera bondad, nobleza de alma y conducta conciliatoria neutralizarán todo el bien que sean capaces de hacer. Una religión amarga y condenatoria no encuentra ejemplo en la religión de Cristo...{ATO 118.4}
Debemos cultivar el hábito de las palabras amables, las miradas placenteras y la cortesía desinteresada, porque ellas adornarán nuestros caracteres con un encanto que nos asegurará el respeto y aumentará nuestra utilidad diez veces más de lo que podría ser de otro modo en palabras y conducta...{ATO 118.5}
Tendremos que rendir cuentas a Dios en el más allá, y no quisiéramos ser avergonzados por ellos debido a que [los registros] llevan la estampa de las contradicciones del impulso y del egoísmo. Necesitamos tener en cuenta la gloria de Dios, nuestro templo purificado del egoísmo... y nosotros asimilados a su imagen divina. Crezcamos en la gracia. Aferrémonos con fe de Jesucristo y seremos sostenidos por su poder.—Carta 22, del 16 de abril de 1880, dirigida a Jaime White, su esposo, quien todavía era presidente de la Asociación General.*{ATO 118.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_ATO.118

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...