Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Una cadena de oración que circunde el mundo

Una cadena de oración que circunde el mundo, 17 de abril
También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.Lucas 18:1.{RJ 113.1}
Hermanos y hermanas, recuerden que estamos viviendo en los umbrales del mundo eterno. Los casos de todos están siendo tratados en las cortes celestiales, y es el momento oportuno para abandonar el pecado y obrar fervientemente para salvar a tantos como sea posible.{RJ 113.2}
Entre el pueblo de Dios debería haber, en este tiempo, frecuentes momentos de oración sincera, ferviente. La mente debería estar constantemente en actitud de oración. En el hogar y en la iglesia, elévense oraciones fervientes en favor de quienes se han entregado a la predicación de la Palabra. Oren los creyentes como lo hicieron los discípulos después de la ascensión de Cristo.{RJ 113.3}
Los miembros de nuestras iglesias necesitan convertirse, volverse más inclinados a lo espiritual. Una cadena de creyentes fervientes que oren debe circundar el mundo. Oremos todos humildemente. Unos pocos vecinos podrían unirse para orar por el Espíritu Santo. Quienes no pueden dejar el hogar, reúnan a sus hijos, únanse para aprender a orar juntos. Podrán reclamar la promesa del Salvador: “Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”Mateo 18:20.{RJ 113.4}
En respuesta a las oraciones del pueblo de Dios, se envían ángeles con bendiciones celestiales. El Señor desea que tengamos más éxito en nuestros esfuerzos misioneros. Por medio de la oración diaria y la consagración, todos pueden relacionarse tanto con su Padre celestial, que El pueda concederles ricas bendiciones.{RJ 113.5}
Especialmente los jóvenes en la fe necesitan estar despiertos y en guardia contra las estrategias de Satanás. Deben aferrarse resueltamente a una fe inconmovible en el gran sacrificio expiatorio. No necesitan continuar en el pecado. Por medio de la oración pueden recibir la gracia que los capacitará para vencer...{RJ 113.6}
¡Cuánto más podría haberse realizado si el tiempo derrochado por el pueblo de Dios en encontrar faltas hubiera sido empleado en animarse unos a otros, y en el servicio activo! ¡Cuánto mejor es que las voces se unan en oración, en santo unísono, que emplearlas en encontrar faltas!—The Review and Herald, 3 de enero de 1907.{RJ 113.7}
Las mayores victorias de la iglesia de Cristo o del cristiano... son las victorias que se alcanzan en la cámara de audiencia con Dios, cuando la fe fervorosa y agonizante se ase del poderoso brazo de la omnipotencia.—Historia de los Patriarcas y Profetas, 201, 202.{RJ 113.8}
Lo que más necesitamos es... poder del corazón, orar a Dios con fe por su poder transformador... No es el poder del cerebro o el poder del dinero, sino el poder del corazón lo que la gente necesita ahora.—Carta 20, 1890.{RJ 113.9}
https://egwwritings.org/?ref=es_RJ.113

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...