Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

¿Quién es el mayor?

¿Quién es el mayor? 2 de mayo
Y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Mateo 18:3.{ATO 134.1}
Lean la instrucción que proporciona el (capítulo 18) de Mateo. No hay nada más positivo que esto en todos los oráculos de Dios; y sin embargo, El es deshonrado y su causa perjudicada porque se cometen los errores señalados en este capítulo. Estas palabras son para ustedes, para mí y para todos los que pretenden ser discípulos del manso y humilde Jesús. El nos muestra los principios sobre los cuales debemos actuar en todos los casos y bajo todas las circunstancias. No debe haber lucha por la supremacía. Cristo enseña que en su reino espiritual no es la posición ni el esplendor exterior o la autoridad lo que constituye la grandeza, sino la excelencia espiritual manifestada en la verdadera conversión.{ATO 134.2}
Siempre debemos aprender de Cristo. El nos invita: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [en vuestra propia experiencia, en la medida en que participéis de mi Espíritu y principios] hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:28, 29. El yugo de Cristo es un yugo de sumisión y obediencia.{ATO 134.3}
En nuestra vida diaria, delante de nuestros hermanos y del mundo, debemos ser intérpretes vivientes de las Escrituras, honrando a Cristo mediante la revelación de su mansedumbre y su humildad de corazón. Las enseñanzas de Cristo deben ser para nosotros como las hojas del árbol de la vida. Cuando comamos y digiramos el Pan de vida revelaremos un carácter simétrico. Al ser unidos, al estimar a los otros como mejores que nosotros mismos, daremos al mundo un testimonio viviente del poder de la verdad. No necesitamos temer el no ser estimados debidamente, a menos que trabajemos para estar en el primer lugar. Si los hombres tuvieran concepciones más elevadas y más grandes de Cristo, si tuvieran mayor confianza en El y menos confianza en sí mismos, sus caracteres serían plasmados y modelados de acuerdo con la semejanza divina. Cuando el yo se oculta en Cristo, el Salvador aparece como Alguien enteramente amable y el señalado entre diez mil.{ATO 134.4}
Cuando los hombres se someten completamente a Dios, comiendo el Pan de vida y bebiendo el Agua de salvación, crecen en Cristo. Sus caracteres se forman de lo que la mente come y bebe. Mediante la Palabra de vida, que reciben y obedecen, llegan a ser partícipes de la naturaleza divina. Entonces todo su servicio refleja la similitud divina, y Cristo, no el hombre, es exaltado.—Carta 63, del 2 de mayo de 1900, dirigida a una familia que vivía en Massachusetts, Estados Unidos.*{ATO 134.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_ATO.134

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...