Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Vivan unidos a Cristo

Vivan unidos a Cristo, 2 de abril
No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová. Levítico 19:16.{ATO 104.1}
“Por lo tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano”. Mateo 18:15. Esta es la forma como deben arreglarse los malentendidos. Hablar a solas y con el espíritu de Cristo a quien se encuentre en falta, eliminará a menudo la dificultad. Muestren hacia su hermano un amor como el de Cristo, al tratar de solucionar la dificultad “estando tú y él solos”. Conversen juntos en forma tranquila. No permitan que escapen de sus labios palabras airadas. Presenten el asunto en una forma que apele a su mejor juicio. Y si él los oye, lo habrán ganado como amigo.{ATO 104.2}
No importa cuál sea el carácter de la ofensa, no cambia el plan que Dios ha establecido para el arreglo de los malentendidos y las ofensas personales. Actúen de acuerdo con el espíritu de Cristo. Tomen la fórmula que Dios ha provisto y aplíquenla a quien está espiritualmente enfermo. Denle el remedio que curará la enfermedad del descontento. Hagan su parte para ayudarlo. Sientan que es su deber y privilegio hacerlo, en bien de la unidad y de la paz de la iglesia que tan caras son al corazón de Cristo. El no quiere que ninguna herida permanezca sin ser sanada en cualquier miembro de su iglesia. Todo el cielo se interesa en la entrevista entre el miembro ofendido y el que ha sido culpable de error. Después de arreglar la dificulatad, oren juntos y los ángeles de Dios se acercarán a ustedes y los bendecirán. Hay música en el cielo cuando se produce una unión tal.{ATO 104.3}
Cuando el que ha errado acepta el testimonio que se le da y muestra evidencias de verdadero arrepentimiento, la luz de sol del cielo llena su corazón. Los corazones son atraídos los unos a los otros. El aceite del amor elimina la enfermedad y el dolor de la injuria. El Espíritu Santo une ambos corazones.{ATO 104.4}
Los que se han unido en compañerismo cristiano elevan una oración a Dios y se comprometen a tratarse con equidad, a amar la misericordia y a caminar humildemente delante de Dios. Si han hecho mal a otros, continúa en ellos la obra de arrepentimiento, de confesión y de restitución, y la enfermedad es curada. Están totalmente decididos a hacer el bien el uno al otro. Este es el cumplimiento de la ley de Cristo.{ATO 104.5}
Se requiere arrepentimiento, confesión y restitución. Pero ninguna de estas actitudes puede expiar el pecado, porque Dios ha sido injuriado en la persona de sus santos. Solamente el Señor Jesús puede ofrecer expiación por el pecado, mediante la aplicación de su sangre derramada por la culpa del pecador. Su sangre limpia de todo pecado.—Manuscrito 47, del 2 de abril de 1902, “Lecciones derivadas del capítulo dieciocho de Mateo”.*{ATO 104.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_ATO.104

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...