Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Magnificamos la ley por nuestras palabras y acciones, 9 de febrero

Magnificamos la ley por nuestras palabras y acciones, 9 de febrero
Mas cualquiera que los haga y los enseñe [a estos mandamientos], éste será llamado grande en el reino de los cielos.Mateo 5:19{RJ 46.1}

¿Qué razón tienen los hombres para pensar que Dios no se preocupa si ellos le obedecen sin reservas o siguen su propio camino? Adán y Eva perdieron el Edén por una transgresión a su orden; y ¿cómo nos atreveríamos a jugar con la ley del Altísimo, y construir en nuestras almas engañosas excusas? Hacemos esto con terrible peligro. Debemos guardar toda la ley, cada jota y cada tilde; porque el que ofendiere en un punto es culpable de todos. Cada rayo de luz debe ser recibido y atesorado, o nos convertiremos en cuerpos de oscuridad. El Señor Jesús declara: “De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”. Debiéramos magnificar los preceptos del Cielo por nuestras palabras y acciones... {RJ 46.2}
Antes de que el diluvio arrasara la tierra, Dios envió un mensaje por medio de Noé para advertir a la gente de la inminente catástrofe. Hubo quienes no creyeron en la advertencia; pero su incredulidad no detuvo la lluvia, ni evitó que las aguas del abismo sumergieran a un mundo burlador. Y hoy, mientras se presenta el último mensaje para traer a los siervos de Dios a la armonía con cada precepto de su ley, habrá burladores e incrédulos; pero cada alma debe mantenerse en su propia integridad. Como Noé fue fiel al advertir al mundo antediluviano, así debemos ser fieles al gran propósito que Dios nos ha dado. Aunque hay burladores... en cada lugar, no debemos retraernos de presentar la verdad del Cielo a esta generación... {RJ 46.3}
Hay quienes se agradarían de arrullarlos hasta hacerlos dormir en su carnal seguridad; pero yo tengo una tarea diferente. Mi mensaje es para alarmarlos, para llevarlos a reformar sus vidas y abandonar su rebelión contra el Dios del universo... {RJ 46.4}
La fe en Jesús no anula la ley, sino que la establece, y producirá frutos de obediencia en nuestras vidas... {RJ 46.5}

La iglesia que Cristo presenta ante el trono de su gloria es sin “mancha, ni arruga, ni cosa semejante”. ¿Desea usted estar entre aquellos que hayan lavado las ropas del carácter en la sangre del Cordero? Entonces, deje de hacer lo malo; aprenda a hacer el bien Isaías 1:16, 17; camine en los mandamientos y las ordenanzas de Dios sin culpa. No ha de preguntar si guardar la verdad del Cielo se ajusta a su conveniencia. Ha de tomar su cruz y seguir a Cristo, cueste lo que costare. Encontrará que su yugo es fácil y su carga es ligera.—The Review and Herald, 22 de junio de 1911{RJ 46.6}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...