Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

“Participantes de la naturaleza divina” 22 de febrero

“Participantes de la naturaleza divina” 22 de febrero
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. 2 Pedro 1:4{ELC 61.1}
“Participantes de la naturaleza divina”. ¿Es esto posible? Por nosotros mismos no podemos hacer ninguna cosa buena. ¿Cómo, pues, podemos ser participantes de la naturaleza divina? Acudiendo a Cristo así como somos, necesitados, impotentes, dependientes. El murió para hacer posible que participáramos de la naturaleza divina. Llevó la humanidad sobre sí para poder alcanzar la humanidad. Con la áurea cadena de su incomparable amor nos ha ligado al trono de Dios. Debemos tener poder para vencer como él venció. {ELC 61.2}
A todos da la invitación: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Mateo 11:28-30{ELC 61.3}
Tenemos una parte que realizar en esta obra. Que nadie piense que los hombres y mujeres van a ser llevados al cielo sin estar empeñados en la lucha aquí abajo. Tenemos una batalla que pelear, una victoria que ganar. Dios nos dice: “Ocupaos en vuestra salvación”. ¿Cómo? “Con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Filipenses 2:12, 13. Dios trabaja y el hombre trabaja. Debemos cooperar con Dios. Así solamente podemos ser participantes de la naturaleza divina... {ELC 61.4}
Dios nos pide que vivamos sólo un día a la vez. No necesitáis mirar una semana o un mes más adelante. Haced hoy lo mejor que podáis. Hoy hablad y actuad de una manera que honre a Dios. La promesa es: “Como tus días serán tus fuerzas”. Deuteronomio 33:25.—The Review and Herald, 14 de abril de 1904{ELC 61.5}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...