Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

La eterna recompensa del trabajo por otros

La eterna recompensa del trabajo por otros, 31 de agosto
Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.Lucas 14:13, 14.{RJ 249.1}
Es la recompensa de los obreros de Cristo entrar en su gozo. Ese gozo, que Cristo mismo espera con ansias, se presenta en el pedido que hace a su Padre: “Aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo”Juan 17:24.{RJ 249.2}
Al ascender después de su resurrección, los ángeles estaban esperando para dar la bienvenida a Jesús. La hueste celestial anhelaba saludar otra vez a su amado Comandante, devuelto a ellos de la casa de la muerte. Ansiosamente lo rodearon al entrar por los portales del cielo. Pero El les pidió que se apartaran. Su corazón acompañaba al grupo solitario y afligido de discípulos que había dejado en el Monte de los Olivos. Todavía está con sus hijos que luchan sobre la tierra, que enfrentan todavía una batalla con el destructor. “Padre—dice—...quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo”.{RJ 249.3}
Los redimidos por Cristo son sus joyas, su tesoro precioso y especial. “Como piedras de diademas serán” (Zacarías 9:16), “las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” Efesios 1:18. En ellos “verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho”. Isaías 53:11.{RJ 249.4}
¿Y no se recogijarán también sus obreros cuando vean el fruto de sus labores?...{RJ 249.5}
Cada impulso del Espíritu Santo que conduce a los hombres a la bondad y a Dios se registra en los libros del cielo, y en el día de Dios, cada uno de los que se entregaron como instrumentos para la obra del Espíritu Santo podrá ver lo que su vida ha producido.{RJ 249.6}
Maravillosa será la revelación cuando se pueda ver la acción de la santa influencia con sus preciosos resultados. ¡Cuánta será la gratitud de las almas que nos saldrán al encuentro en las cortes celestiales cuando comprendan el interés y la amante simpatía que los ha conducido a la salvación! Toda la alabanza, el honor y la gloria serán dados a Dios y al Cordero por nuestra redención, pero no disminuirá la gloria de Dios el expresar la gratitud a los instrumentos que El empleó en la salvación de las almas que estaban a punto de perecer.{RJ 249.7}
Los redimidos se encontrarán con aquellos cuya atención dirigieron al Salvador ensalzado, y los reconocerán. ¡Qué benditas conversaciones tendrán con esas almas! “Yo era un pecador—se dirá—... y tú viniste a mí, llamaste mi atención al precioso Salvador como mi única esperanza. Y yo creí en El”... ¡Qué gozo habrá cuando estos redimidos se encuentren y saluden a los que tuvieron una carga por ellos!—The Review and Herald, 5 de enero de 1905.{RJ 249.8}
https://egwwritings.org/?ref=es_RJ.249

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...