Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

La santificación es el resultado de la obediencia continua

La santificación es el resultado de la obediencia continua, 8 de marzo
El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 1 Juan 2:6.{RJ 73.1}
Juan fue maestro de santidad, y en sus cartas a la iglesia trazó infalibles reglas de conducta para los cristianos. “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él—escribió—, se purifica a sí mismo, así como él es puro”. 1 Juan 3:3. Enseñó que el cristiano debe ser puro de corazón y vida. Nunca debe satisfacerse con una vana profesión de fe. Así como Dios es santo en su esfera, el hombre caído, por fe en Cristo, debe ser santo en la suya...{RJ 73.2}
La santificación de los miembros de la iglesia es el propósito de Dios en todo su trato con su pueblo. Los eligió desde la eternidad para que fueran santos. Dio a su Hijo para que muriera por ellos, para que fuesen santificados por la obediencia a la verdad, despojados de todas las mezquindades del yo. Requiere de ellos una obra personal, una entrega individual. Dios puede ser honrado por los que profesan creer en El únicamente cuando se conforman a su imagen y son dirigidos por su Espíritu. Entonces, como testigos del Salvador, pueden dar a conocer lo que la gracia divina ha hecho por ellos.{RJ 73.3}
La verdadera santificación es consecuencia de la aplicación del principio del amor. “Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. 1 Juan 4:16. La vida de aquel en cuyo corazón habita Cristo revelará una piedad práctica. El carácter será purificado, elevado, ennoblecido y glorificado. La doctrina pura se combinará con las obras de justicia, y los preceptos celestiales con las costumbres santas...{RJ 73.4}
Es la fragancia del amor hacia nuestros semejantes lo que revela nuestro amor a Dios. Es la paciencia en el servicio lo que le da descanso al alma. El bienestar de Israel se promueve mediante trabajo humilde, diligente y fiel. Dios sostiene y fortalece al que desea seguir en la senda de Cristo.{RJ 73.5}
La santificación no es... el resultado de un feliz arrebato sentimental, sino de morir constantemente al pecado y vivir cada momento para Cristo. No se pueden corregir los males ni producir reformas en el carácter por medio de esfuerzos débiles e intermitentes. Solamente venceremos mediante prolongado y perseverante esfuerzo, penosa disciplina y duro conflicto. No sabemos hoy cuán intenso será nuestro conflicto mañana. Mientras reine Satanás, tendremos que subyugar el yo y vencer los pecados que nos asedian; mientras dure la vida, no habrá un momento de descanso, ni lugar al cual podamos llegar y decir: lo logré plenamente. La santificación es el resultado de una vida de obediencia.—Los Hechos de los Apóstoles, 447.{RJ 73.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_RJ.73

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...