Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Humble response to your letter being circulated on the Internet

Más oración ferviente, 30 de octubre

Más oración ferviente, 30 de octubre
Reconocemos, oh Jehová, nuestra impiedad, la iniquidad de nuestros padres; porque contra ti hemos pecado. Por amor de tu nombre no nos deseches, ni deshonres tu glorioso trono; acuérdate, no invalides tu pacto con nosotros. Jeremías 14:20, 21. {RP 314.1}
https://egwwritings.org/?ref=es_RP.314&para=1772.2009
Asciendan nuestras oraciones a Dios pidiendo su gracia transformadora que convierte. Deberían celebrarse reuniones en cada iglesia para elevar oraciones solemnes y realizar una búsqueda sincera de la Palabra para saber qué es la verdad. Tomen las promesas de Dios, y pídanle con fe ardiente el derramamiento de su Santo Espíritu. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre nosotros, se obtendrán de la Palabra de Dios toda su esencia y sustancia. {RP 314.2}
Cuando las iglesias lleguen a ser cuerpos vivos y activos, el Espíritu Santo será enviado en respuesta a su pedido sincero. Entonces la verdad de la Palabra de Dios será considerada con nuevo interés, y explorada como si fuera una revelación directa de los atrios celestiales. Cada declaración de la inspiración con respecto a Cristo se apoderará de lo íntimo de cada creyente que lo ama. Cesarán la envidia, los celos, y las suspicacias. La Biblia será considerada como una carta constitucional del cielo. Su estudio absorberá la mente, y sus verdades serán un festín para el creyente. Las promesas de Dios ahora repetidas como si nuestro espíritu nunca hubiera gustado su amor, brillarán entonces sobre el altar del corazón y caerán como palabras ardientes de los labios de los mensajeros de Dios. Ante la gente suplicarán entonces con un fervor que no puede ser rechazado. Así, las ventanas de los cielos se abrirán para dejar caer la lluvia tardía. Los seguidores de Cristo estarán unidos en amor. {RP 314.3}
La única forma en que la verdad puede ser presentada al mundo en su carácter puro y santo, es por lo que dicen creer en ella los exponentes de su poder. La Biblia requiere que los hijos e hijas de Dios se ubiquen en una plataforma elevada; porque Dios demanda que representen a Cristo ante el mundo. Al representarlo, también representan al Padre. La unidad de los creyentes testifica de su unión con Cristo, y esta comunión es requerida por la luz acumulada que ahora brilla sobre el sendero de los hijos de Dios.—The Review and Herald, 25 de febrero de 1890. {RP 314.4}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...