Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Nuestras palabras y actos ejercen una poderosa influencia

Nuestras palabras y actos ejercen una poderosa influencia, 27 de junio
“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”. Esdras 7:10.{CT 187.1}
Esdras era de los hijos de Aarón, un sacerdote a quien Dios eligió con el propósito de que fuera un instrumento de bien para Israel, a fin de que el Señor pudiera honrar el sacerdocio, cuya gloria había sido grandemente eclipsada durante el cautiverio. Esdras era un hombre de gran piedad y celo santo; pero también tenía mucho conocimiento y era un hábil escriba en la ley de Moisés. Estas cualidades lo hacían eminente.{CT 187.2}
Esdras se sintió inspirado por el Espíritu de Dios a escudriñar los libros históricos y poéticos de la Biblia, y de esa manera se familiarizó con el sentido y la comprensión de la ley. Durante el cautiverio, en cierta medida se había perdido el conocimiento de la voluntad de Dios. Esdras reunió todas las copias de la ley que pudo encontrar. Hizo circular copias de ellas entre el pueblo de Dios, y llegó a ser maestro de la ley y de las profecías en las escuelas de los profetas. La Palabra pura enseñada así diligentemente por Esdras, dio un conocimiento que fue invalorable en ese tiempo...{CT 187.3}
Algunas de las profecías estaban a punto de cumplirse y buscaba diligentemente la luz que se había oscurecido. Procuró este conocimiento con el fin de educar al pueblo con respecto a cómo poner en práctica los principios de la Palabra de Dios...{CT 187.4}
Lo que Esdras sabía deseaba enseñar a otros y así llegó a ser un portavoz de Dios que instruía en los santos principios que rigen el cielo a cuantos le rodeaban... Enseñando de este modo educó a otros en el conocimiento de la verdad que habría de perdurar por las edades eternas...{CT 187.5}
A medida que Esdras trabajaba comunicando a otros lo que había aprendido, sus habilidades en esa labor aumentaron y se desarrollaron. Llegó a ser un testigo del Señor ante el mundo de lo que la verdad de la Biblia es cuando se manifiesta en la vida cotidiana del que la recibe.{CT 187.6}
El ejemplo de Esdras, en palabras y actos, conlleva un peso de enorme influencia, pues el Espíritu de Dios estaba con él... En forma diligente [Esdras] preparó su corazón para realizar la obra que se le había asignado. Buscó las palabras que habían sido escritas concernientes a los deberes del pueblo elegido por Dios y encontró los solemnes votos que el pueblo de Dios había hecho, afirmando que obedecería las palabras de Dios y la solemne promesa de que Dios bendeciría al obediente...{CT 187.7}
Se nos ha asignado una labor a cada uno que debemos cumplir y sólo se podrá lograr por medio de un esfuerzo consagrado. ¿Permitiremos que el ejemplo de Esdras nos enseñe cómo debiéramos usar nuestro conocimiento de las Escrituras?—Carta 100, 1907.{CT 187.8}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.187

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...