Ir al contenido principal

Embajadores


Embajadores, 12 de febrero

Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 2 Corintios 5:20. CDCD 49.1
En el plan de restaurar en el hombre la imagen divina, se hizo provisión para que el Espíritu Santo actuara sobre las mentes humanas y que, como presencia de Cristo, fuera el instrumento modelador del carácter del hombre. Al recibir la verdad los hombres reciben también la gracia de Cristo, y dedican sus capacidades humanas santificadas a la obra a la que él se entregó; así los hombres se convierten en colaboradores de Dios. La divina verdad se pone al alcance de la comprensión de los hombres a fin de que lleguen a ser instrumentos de Dios. Pero quisiera preguntar a los miembros de la iglesia: ¿Han cumplido ustedes este propósito? ¿Han ejecutado el designio de Dios referente a la difusión de la luz de la verdad divina en la diseminación de las preciosas joyas de la verdad? CDCD 49.2
¿Qué pensarán los ángeles de Dios cuando contemplan la iglesia de Cristo y verifican cuán lentamente se mueven los que profesan ser seguidores de Cristo para impartir la luz de la verdad al mundo que yace en tinieblas morales? Las inteligencias celestiales saben que la cruz es el gran centro de atracción. Saben que por medio de ella el hombre caído recibe el perdón y logra unirse con Dios. CDCD 49.3
Los concilios celestiales están contemplando a los que pretenden haber aceptado a Cristo como su Salvador personal, para ver si dan a conocer la salvación de Dios a los que se encuentran en las tinieblas. Los están contemplando para ver si dan a conocer el significado de la dispensación del Espíritu Santo, de qué modo, por medio de la obra de este instrumento divino, las mentes de los hombres, corrompidas y contaminadas por el pecado, pueden romper el encanto de las mentiras y los argumentos de Satanás, y volverse a Cristo como su única esperanza, su Salvador personal. CDCD 49.4
Cristo dice: “Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca”. Juan 15:16. Como embajadora de Cristo, ruego a todos los que leen estas líneas que presten atención mientras se dice hoy: “Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones”. Hebreos 3:154:7. Sin un momento de dilación, pregúntense: ¿Qué soy yo para Cristo? ¿Qué es Cristo para mí? ¿Cuál es mi obra? ¿Cuáles son las características del fruto que debo dar?—The Review and Herald, 12 de febrero de 1895. CDCD 49.5

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán