Ir al contenido principal

Nuestra Elevada Vocacion


“Yo probé la bondad del Señor”, 15 de noviembre https://ift.tt/3oo8eTS Si empero habéis gustado que el Señor es benigno. 1 Pedro 2:3. ¿Habéis gustado que el Señor es benigno? ¿Anhela vuestro apetito espiritual comunión con el Señor? ¿Podéis descubrir que él es bueno, no teniendo todo lo que deseáis, sino pasando por la escuela de la aflicción? Desde la edad de nueve años estoy aprendiendo en la escuela de la aflicción. En mi temprana infancia no encontraba ninguna cosa deseable fuera de las preciosas palabras de Jesús. Desde que probé la Palabra de Dios en toda su dulzura, nunca he dejado de desear más. Después de ir a Australia fuí afectada por el reumatismo y la malaria. Durante once meses no pude utilizar libremente mis brazos. Después de preguntarme durante una semana qué podía significar eso, terminé por concluir que sería mejor dejar de preguntármelo, y entregarme en las manos del Señor. ... Durante la noche, sólo por poco tiempo podía olvidar el dolor lo suficiente para dormir. Sin embargo, probé la benignidad del Señor. El sentido de su presencia me aislaba del mundo, de modo que parecía que podía hablar cara a cara con él, como lo hizo Moisés. A través de todo el dolor y el sufrimiento sentía que tenía conmigo a un Compañero celestial. ... Cristo dice: “Yo estoy a tu mano derecha para ayudarte. ¿Qué más podríamos desear en nuestra debilidad? ¿Iremos de una a otra persona, llevándole nuestras aflicciones, contándole a los seres humanos las tentaciones que tenemos, y cuán débiles estamos? El Salvador está a nuestra mano derecha, y nos ofrece elevarnos para que podamos “sentarnos en los cielos con Cristo Jesús”. Efesios 2:6. Pero, demasiado a menudo nos alejamos de él y de sus promesas, y le contamos nuestras dificultades a aquellos que, como nosotros, son mortales, y que tienen dificultades que únicamente Cristo puede llevar. ... No sigamos deshonrando a Dios al alejarnos de él volviéndonos a la ineficacia humana. ... Llevad vuestras penurias al Maestro. Decidle: “Aquí estoy, Señor. Tú conoces todo acerca de mí, y tú puedes ayudarme. Seguiré en tus huellas, y haré tu voluntad”. Cuando os encomendáis a Dios, podéis tener la seguridad de que en todo tiempo de aflicción tendréis toda la ayuda que necesitéis.—Manuscrito 91, 1901, pp. 1-4.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán