Ir al contenido principal

A Fin de Conocerle


“Ten cuidado de ti mismo”, 20 de junio https://ift.tt/VKvPaFg Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. 1 Timoteo 4:16. Algunos parecen pensar que es una virtud expresar su descontento por cualquier cosa que otros hagan. Judas, por ejemplo. Cristo le permitió que fuera miembro de la iglesia, a pesar de su carácter codicioso y avaro. Tenía algunas características que podrían haber sido usadas para la gloria de Dios; pero no trató de vencer los defectos de su carácter. Cristo lo soportó mucho y pacientemente. ... Presentó delante de él las mismas lecciones que usó para los otros apóstoles, que lo habrían encarrilado si las hubiera usado correctamente; pero no mantuvo una correcta relación con el Cielo. Cristo conocía su verdadera condición y le dio una oportunidad. Unió a Juan con la iglesia, no porque Juan estuviera por encima de las fragilidades humanas, sino para unirlo con su gran corazón de amor. Si Juan vencía sus defectos de carácter, sería como una luz para la iglesia. Pedro, si corregía sus faltas, heredaría las promesas de Dios. Y Jesús le dijo, después de su resurrección, a pesar de que sólo hacía pocos días que lo había negado: “Pastorea mis ovejas” y “apacienta mis corderos”. Juan 21:16, 15. Ahora podía confiar en Pedro; porque había obtenido una experiencia en las cosas de Dios. Juan aprendió continuamente para imitar la vida de Jesús. ... Lección tras lección dio Cristo a sus discípulos para que pudieran conocer la voluntad del Padre y brillar como luces en el mundo. Juan y Pedro eran hombres en quienes Dios podía confiar, pero Judas no. Ellos recibieron, prestaron atención a las lecciones y ganaron la victoria; pero Judas había fracasado en cada prueba. Veía sus faltas, pero en vez de corregirlas, se vindicaba descubriendo fallas en los que lo rodeaban. ... No podéis obtener fuerza espiritual hablando de los defectos ajenos.—The Review and Herald, 18 de agosto de 1885.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu