Seguidores

El poder moral e intelectual genuino proviene de Dios

El poder moral e intelectual genuino proviene de Dios, 27 de abril
“Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión”. Números 14:24.{CT 126.1}
Todo el mundo cristiano está involucrado en el gran conflicto entre la fe y la incredulidad. Todos tomarán partido. Aparentemente algunos no participarán en el conflicto en ninguno de los dos lados. Parecerá que no toman partido contra la verdad, pero no se adelantarán osadamente por Cristo por temor a perder propiedades o a sufrir reproches. Los tales serán contados con los enemigos de Cristo.{CT 126.2}
La moral no puede separarse de la religión. No toda tradición conservadora que procede de personas educadas y de los escritos de personajes renombrados del pasado han de ser una guía segura para nosotros en estos últimos días, pues la lucha que tenemos por delante es de tal magnitud como el mundo jamás ha visto. Los hermanos que no han tomado parte en esta obra en el pasado necesitan moverse con mayor precaución con respecto a lo que aceptan y lo que rechazan...{CT 126.3}
Todo esto puede necesitar reforma. Ninguno de nosotros está seguro, ni tomando en cuenta la experiencia pasada, a menos que nos mantengamos como viendo al Invisible. Cada día, cada hora, debemos actuar de acuerdo con los principios de la verdad que se encuentra en la Biblia: la justicia, la misericordia y el amor a Dios. Cualquier persona que quiera tener poder moral e intelectual debe extraerlos de la Fuente Divina.{CT 126.4}
A cada paso y cada instante hay que preguntarse, ¿es este el camino del Señor? Con vuestras Biblias abiertas consultad a la razón santificada y una buena conciencia. Vuestro corazón será conmovido; el alma, tocada; la razón y el intelecto, despertados por el Espíritu Santo. Los sagrados principios que se encuentran en la Palabra iluminarán el alma. Os digo que... nuestra verdadera fuente de sabiduría, de virtud y de poder se encuentra en la cruz del Calvario. Cristo es el Autor y Consumador de nuestra fe. El Señor ha dicho: “Sin mí nada podéis hacer”. Jesús es la única garantía segura de progreso y éxito intelectual.{CT 126.5}
Necesitamos practicar la temperancia en todas las cosas de modo que el gusto sea elevado, el apetito controlado y las pasiones sometidas. El Señor Jesús puede proporcionar cada gracia. Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; estos son los frutos que nacen del árbol cristiano...{CT 126.6}
Si deseáis tener la iluminación divina, id al trono de la gracia y recibiréis respuesta desde el propiciatorio. Un pacto se estableció entre el Padre y el Hijo a fin de salvar al mundo por medio de Cristo, quien se daría a sí mismo para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga la vida eterna. Ningún poder humano o angélico podría haber hecho semejante pacto.—Manuscrito 16, 1890.{CT 126.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.126

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS