Ir al contenido principal

Cada Día con Dios


La recompensa de la fidelidad, 28 de julio https://ift.tt/9dwMfQI Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Lucas 21:34. Querido amigo cristiano: Deténgase a pensar. Está trabajando con el dinero de su Señor y, ¿qué uso le está dando? Usted puede permitir que su mente se llene de transacciones comerciales y de los cuidados de esta vida, pero no puede llevar nada de eso al otro mundo. Este tipo de educación, que usted está recibiendo, no servirá para nada allá. Por lo tanto, ¿por qué no usa sus talentos para edificar el reino de Cristo? ¿Por qué no dedica al servicio de Dios el tacto, las habilidades y la energía que le han dado tanto éxito en los negocios? Las obras de este mundo serán destruidas. ¿No sería mejor que dedicara algo de sus facultades mentales a la causa de Dios, para edificar donde su obra perdura y donde no sufra pérdidas? La constante preocupación de nuestros corazones debería ser: ¿Qué puedo hacer para salvar las almas por las cuales Cristo murió? Alrededor de mí hay almas preciosas, sumidas en la maldad, que van a perecer a menos que alguien trabaje por su salvación. ¿Qué puedo hacer para alcanzar a esas almas errantes, para llevarlas a la gloriosa ciudad de Dios, y presentarlas delante del trono diciendo: “Aquí estoy yo y los hijos que me diste”? Algunos pueden excusarse diciendo: “No tengo experiencia en este trabajo; he usado mis habilidades solamente en las cosas de esta vida”. Pues bien, ustedes tienen que decidir si van a continuar dedicando su tiempo y sus fuerzas a intereses mundanales, o si los van a usar en la causa de Dios. A ninguno de nosotros se nos va a obligar a prestar este servicio. Si decidimos dedicar nuestras facultades a asuntos mundanales, nada nos lo podrá impedir. Pero, ¿por qué insistimos en depositar nuestros tesoros aquí en lugar de hacerlo en el cielo? Supongamos que ustedes se decidieran a cambiar el orden de las cosas, y a depositar una parte de sus tesoros en el cielo. ¿No se regocijarían acaso si lo recibieran intacto de vuelta en lo futuro?... Dios le ha asignado a cada cual su tarea. La segunda muerte será la porción de los que no trabajan, y entonces se escucharán las terribles palabras: “Apartaos de mí, hacedores de maldad”. Mateo 7:23. Pero los siervos fieles no perderán su recompensa. Obtendrán la vida eterna y el “bien, buen siervo y fiel” (Mateo 25:23) descenderá como dulce música hasta sus oídos.—The Signs of the Times, 28 de julio de 1887.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán