Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

LA NUEVA ADORACIÓN ¿SERÁ UN CAMBIO POSITIVO?

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico


  El sábado 15 de enero de 2005, visité una iglesia de la Misión del Norte de Puerto Rico, y quedé sorprendido por lo que allí ocurría.  Escuché antes del segundo servicio una pista instrumental con ritmo de rock. Luego subieron a la plataforma varias personas que entonaron varios cánticos con una música no apropiada para adorar a Dios en el templo. Algunos se movían rítmicamente y acompañaban a los cantores con las palmas de la mano. Sentí la impresión de que estaba en un templo pentecostal.
  
  Repartí el tratado “La Adoración en la Iglesia Adventista”. Una vez terminé, se me acercaron dos damas defensoras de la música hipnótica, y me dijeron que no debía repartir esos tratados porque podían confundir a los hermanos. ¿Qué le parece mi querido hermano? Decir que este servidor iba a confundir a los hermanos es un desatino mayúsculo. Los que están confundiendo a los jóvenes son los que están tratando de cambiar el sistema de adoración adventista, ofreciendo a Dios un fuego extraño.
  
  Como no me sentía cómodo con aquel ambiente musical, salí del templo y me trasladé a otro cercano, y allí sí me sentí bien alegre, como me he sentido en los 46 años que he militado en esta fe. Para mi sorpresa el predicador estaba hablando del cuidado que debemos tener en cuanto al culto falso de las hijas de Babilonia, que algunos quieren introducir a nuestra iglesia.
  
  El siguiente sábado, es decir, el 22 de enero, visité la iglesia de Vega Baja. Me llené de gozo al ver que en dicha iglesia se adora a Dios como la Biblia dice. Cantaron himnos que elevaban a los presentes al Trono de la gracia, con alegría, pero sin ir a los extremos.
  
  Dice el pastor Ariel S. Gómez: “Los líderes de nuestras iglesias debieran tener la suficiente firmeza en el Señor y la suficiencia convicción espiritual para no permitir que, como parte del culto, se ofrezca fuego / música extraña” (Flores Misteriosas, Revista Adventista de Argentina, Junio de 2002, pág. 27).
  Decir que el nuevo estilo de adoración es un cambio positivo es un desatino.
  
  En el folleto Alabanza y Adoración Un Cambio Positivo y con ardor, Seminario: 1 Congresoree JA  MAN, Barceloneta-Oct 2004, leemos las siguientes palabras: “Nuestra iglesia necesita urgente un cambio en el orden de la liturgia y en los momentos de adoración y alabanza. Debemos capacitar a nuestros hermanos para provocar este cambio positivo y necesario.” (Pág. 10, parte 2, Adorando en familia).

  Esta declaración que acabamos de leer solo confirma lo dicho por la sierva del Señor en Review and Herald tomo 2, pág. 449: “La multitud de engaños que prevalecerán en estos últimos días os rodearán, y cambiareis de líderes sin saber que lo habéis hecho”. Los que promueven estas ideas son esos nuevos líderes que desechan las Sendas Antiguas. Los tales luchan por todos medios de introducir la forma de adoración celebración.
  
  Algunos se preguntan  ¿y qué es celebración? Un hermano en la fe, residente en los Estados Unidos, dice que “celebración es un movimiento que ha entrado a la iglesia adventista que podríamos denominar pentecostalismo sin lenguas como ellos lo llaman. Es usar música secular como vehículo para llevar el mensaje cristiano, ritmos seculares como el de la música popular del rock, del jazz, y música romántica.”
  “El enemigo de las almas -dice la pluma inspirada- ha procurado introducir la suposición de que había de realizarse una gran reforma entre los adventistas del séptimo día, y que esa reforma consistiría en renunciar a las doctrinas que están en pie como las columnas de nuestra fe y que había de comenzar un proceso de reorganización. Si se efectuara esta reforma, ¿qué resultaría? Los principios de verdad que Dios en su sabiduría ha dado a la iglesia remanente serían descartados. Sería cambiada nuestra religión. Los principios fundamentales que han sostenido la obra durante los últimos cincuenta años serían considerados como error. Se establecería una nueva organización. Se escribirían libros de una nueva orientación. Se introduciría un sistema de filosofía intelectual. Los fundadores de ese sistema irían a las ciudades y harían una obra maravillosa. Por supuesto, se tendría poco en cuenta el sábado y también al Dios que lo creó. No se permitiría que nada se interpusiera en el camino del nuevo movimiento. Los dirigentes enseñarían que la virtud es mejor que el vicio, pero habiendo puesto de lado a Dios, resolverían depender del poder humano, que no tiene valor sin Dios. Su fundamento estaría edificado sobre la arena, y la tormenta y la tempestad barrerían la estructura.” (Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 238 y 239).
  
  No tenemos que hacer un cambio en la forma de adorar, “el cambio que necesitamos es aquella transformación del corazón que puede obtenerse únicamente buscando a Dios individualmente para recibir sus bendiciones, rogando para obtener su poder, e implorando fervientemente su gracia para que nuestro carácter sea transformado. Tal es el cambio que necesitamos hoy” (Mensajes Selectos, tomo 2, p. 26).
  
   El autor de Alabanza y Adoración Un Cambio Positivo y con ardor trata de justificar el estilo estridente de adoración con el siguiente pensamiento del Espíritu de Profecía: “No produzcamos una sola nota dolorosa, no cantemos himnos fúnebres” (Evangelismo p. 94).
  
  Es cierto que algunos creyentes cantan en cierta forma que parecen un funeral. A estos adoradores este servidor le llama AM. A los que proponen el nuevo estilo de adoración que se caracteriza por los cantos calientes o música estridente con ritmo de rock le llamo AR. Note usted, amigo lector, que los dos grupos se han ido a dos extremos opuestos. Ambos están bien mal. Sea del centro, sea balanceado. El cantar con gozo no implica que tenemos que usar música estridente. ¿Por qué los defensores del nuevo movimiento musical presentan un solo lado de la moneda al hablar de los himnos fúnebres? ¿Por qué no presentan el otro lado de la moneda? ¿Por qué? ¿Por qué? Veamos ahora el otro lado de la moneda.
  
  Dice el Espíritu de Profecía: “Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. (Es decir en nuestros días). Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas...
  “El Espíritu Santo nunca se manifiesta en esa forma, mediante ese ruido desconcertante. Esto constituye una invención de Satanás para ocultar sus ingeniosos métodos destinados a tornar ineficaz la pura, sincera, elevadora, ennoblecedora y santificadora verdad para este tiempo. Es mejor no mezclar nunca el culto a Dios con música, que utilizar instrumentos musicales para realizar la obra que en enero pasado se me mostró que tendría lugar en nuestras reuniones de reavivamiento. LA VERDAD PARA ESTE TIEMPO NO NECESITA NADA DE ESO PARA CONVERTIR A LAS ALMAS. EL RUIDO DESCONCERTANTE ATURDE LOS SENTIDOS Y DESNATURALIZA  AQUELLO QUE, si se condujera en la forma debida, constituiría una bendición. EL INFLUJO DE LOS INSTRUMENTOS SATÁNICOS SE UNE CON EL ESTRÉPITO Y EL VOCERÍO, CON LO CUAL RESULTA UN CARNABAL... SE ME INSTRUYÓ PARA QUE DIJERA QUE EN ESAS DEMOSTRACIONES ESTABAN PRESENTES DEMONIOS EN FORMA HUMANA QUE TRABAJABAN CON TODO EL INGENIO QUE SATANÁS PUEDE EMPLEAR PARA HACER QUE LA VERDAD RESULTE ODIOSA PARA LAS PERSONAS SENCIBLES...”(La mayúscula es nuestra para mayor énfasis).
  “El Espíritu Santo no tiene nada que ver con ese desorden perturbador y esa barahúnda que me fueron mostrados en enero pasado. Satanás trabaja en medio del estruendo y de la confusión producida por esa clase de música, la cual, si fuera dirigida debidamente, serviría para alabar y glorificar a Dios. El diablo hace que tenga el mismo efecto que la mordedura ponzoñosa de la serpiente.
  “Las cosas que han ocurrido en el pasado también acontecerán en el futuro. (Estamos viviendo en los días del cumplimiento de esta profecía). Satanás convertirá la música en una trampa debido a la forma como es dirigida.” (Mensajes Selectos, tomo 2, p. 41, 42, 43).
  
  Dice el Espíritu de Profecía: “En el ministerio se ha impuesto un nuevo orden de cosas. Existe el deseo de copiar los procedimientos de otras iglesias, y la sencillez y la humildad casi son desconocidas” (Mensajes Selectos, tomo 2, p. 20).
  
  Comentando esta cita nos dice un pastor muy conocido aquí en Puerto Rico: “Saben lo que eso me dice a mí, que no existe creatividad. Los ministros que se meten en esto es que no tienen creatividad. Recurren a un sombrero viejo que ya está gastado en el mundo y quieren ponérselo ahora a la iglesia adventista.
  “Un movimiento que de a fines del siglo pasado entró y se han visto los resultados. Ahora queremos coger ese sombrero viejo, anticuado y ponérselo a la iglesia adventista. Cuidado con eso de estar copiando los procedimientos de otras iglesias. Nuestra iglesia tiene su propia personalidad y su propio sistema de adoración basado en así dice Jehová.
  
  “¿Quién ha introducido este movimiento celebración (New Song Church) en nuestra iglesia en los Estados Unidos? Pastores, ministros adventistas, no laicos. Desgraciadamente muchas ovejitas se van siempre detrás del pastor sin analizar si ese pastor los está llevando por buen camino o no. ¡Cuidado mis hermanos!
  
  ‘Para algunos’, dice la página 23 de Mensajes Selectos tomo 2, ‘los ejercicios religiosos significan muy poco mas que pasar unos momentos agradables. Cuando sus sentimientos se agitan piensan que han sido abundantemente bendecidos. Algunos suponen que no son bendecidos a menos que experimenten agitación y excitación. El objetivo que buscan es la intoxicación producida por la excitación, y si no la consiguen, creen que ellos están equivocados o que algún otro está errado.
  ‘La gente no debería ser enseñada a pensar que la religión de orden emocional, que bordea con el fanatismo, es la única religión pura’
  ‘Todos los que prediquen la verdad para este tiempo deben predicar la palabra. Cuando el Señor tiene un canal genuino siempre se producen muchas falsificaciones.’

  Los defensores de la nueva ola musical afirman: “Enfrentando oposición. Que influye en ellos (los viejos de la iglesia) para actuar de esa manera. La Edad.” (Alabanza y Adoración, pág. 11)

  Esto no es asunto de edad sino de principios.  Si el argumento de ellos fuera verdad, entonces tendríamos que descartar la Biblia por su edad.
  Dice Tomás A. Davis: “Y por cierto que esos ruidos discordantes que pretenden pasar por música religiosa o secular no constituye la música del cielo, sino el estrépito de Babilonia. Sintonicemos nuestros corazones, oídos y voces con las melodías celestiales”. (Matutina, 1967, pág. 116).
  
  Recuerdo las palabras de un compañero en el ministerio: “En Juan 4:24 Jesús estableció que a Dios se le adora en espíritu y en verdad. No como nos de la gana a nosotros, en espíritu y en verdad.
  
  “Cuando yo adoro a Dios ¿a quién busco yo agradar a los hombres o a Dios? ¿A quién tengo yo que responder? A los hombres o a Dios? Dios me dice en su palabra, tienes que cantar con entendimiento. La Biblia habla de un culto racional no de un culto emocional y el apóstol Pablo recomienda que nuestro culto sea racional. Eso esta bien claro en la Epístola a los Romanos. Por ejemplo dice allí en Rom. 12:1: ‘Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional’. Fíjese que dice ‘agradable a Dios, que es vuestro culto racional’.
  
  “En el libro de Salmo cap. 47 y versículo 7 encontramos otro versículo que nos podrá ayudar a entender este asunto ‘Porque Dios es el Rey de toda la tierra cantad con inteligencia’ se nos exhorta a cantar con inteligencia.
  “El adventismo es un estilo de vida mas que un cuerpo de doctrina. De nada nos valen las doctrinas mientras esas doctrinas y esos principios bíblicos no nos lleven a un estilo diferente del mundo, a comer diferente, hablar diferente, a comportarnos diferente y a adorar en forma diferente y a escuchar música diferente.”
  
  Los defensores de la música estridente citan  o tuercen el siguiente texto de la Biblia:

  ”Cantad a Jehová un cántico nuevo...” (Salmo 149:1). [Citado en Alabanza y Adoración Un Cambio Positivo y con ardor. Seminario: 1 congresoree JA MAN Barceloneta-Oct 2004, pág 4].

  COMENTARIO: “Nueve veces la Biblia habla de cantar ‘un canto nuevo’. Siete veces la frase ocurre en el Antiguo Testamento (Sal 33:3; 40:3; 96:1; 98:1; 144:9; 149:1; Isa 42:10) y dos veces en el Nuevo Testamento (Apoc 5:9; 14:2). Durante la preparación de este manuscrito, varios subscriptores a mi hoja informativa ‘Endtime Issues’ (Temas del tiempo del fin) me han mandado mensajes por correo electrónico, defendiendo que para ellos la música pop religiosa contemporánea es el cumplimiento profético del ‘canto nuevo’ bíblico, porque las canciones pop tienen ‘nuevas’ letras y melodías. Otros creen que se exige a los cristianos que canten nuevas canciones y, por consiguiente, los músicos constantemente deben componer nuevos himnos para la iglesia.     
  
  “ Hay ciertamente una necesidad continua por nuevos himnos que enriquezcan hoy la experiencia del culto de la iglesia. Sin embargo, un estudio del ‘canto nuevo’ en la Biblia revela que la frase ‘canto nuevo’ no se refiere a una nueva composición, sino a una nueva experiencia que le hace posible alabar a Dios con nuevo significado. Permítanos ver primero un par de pasajes del Antiguo Testamento que nos ayudan a definir el significado del ‘canto nuevo’. El Salmista dice: ‘Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre pena, y enderezo mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios’ (Sal 40:2-3). En este texto, el ‘cantico nuevo’ se define por la frase aposicional como ‘un himno de alabanza a nuestro Dios.’ Es la experiencia de liberación del hoyo cenagoso y de restauración sobre terreno sólido lo que le da razón a David para cantar antiguos himnos de alabanza a Dios con nuevo significado.
  
  “El ‘canto nuevo en la Biblia no está asociado con letras más simples o música más rítmica, sino con una experiencia única de liberación divina. Por ejemplo, David dice: ‘Señor, voy a cantarte una canción nueva; voy a cantarte himnos con el salterio. Tu que das la victoria a los reyes; tú, que libraste a tu siervo David, líbrame de la espada mortal’ (Sal 144:9-10 DHH). Es la experiencia de liberación y victoria lo que inspira a David a cantar los himnos de alabanzas con un nuevo sentido de gratitud.
  
  “El mismo concepto se expresa en las dos referencias al ‘canto nuevo’ encontradas en el Nuevo Testamento (Apoc 5:9; 14:2) Los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes cantan un ‘canto nuevo’ delante del Trono de Dios. La canción alaba al cordero ‘porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios’ (Apoc 5:9).
  “En una nota similar en Apocalipsis 14, los redimidos se unen a los ancianos y a los seres vivientes cantando ‘un cántico nuevo delante del trono’ (Apoc 14:3). Se nos dice que ‘nadie podía aprender el cántico ‘excepto aquéllos ‘que fueron redimidos de entre los de la tierra’ (Apoc 14:3). Lo que hace nueva a esta canción, no es las nuevas palabras o la melodía, sino la experiencia única de los redimidos. Ellos son los únicos que pueden cantarla, no porque las palabras o melodía son difíciles de aprender, sino debido a su experiencia única. Ellos salieron de la gran tribulación; por lo tanto ellos pueden expresar su alabanza y gratitud a Dios en una forma que nadie más lo puede hacer.
  
   “¿Qué lecciones podemos aprender de la música del Templo? La ausencia de instrumentos musicales de la percusión y de bandas de baile en la música del Templo indica...que debe hacerse una distinción entre la música secular usada para la entretención social y la música sagrada empleada para el servicio del culto en la Casa de Dios.

  “No había ninguna ‘Banda judía de Rock’ en el Templo para entretener a las personas con música rítmica fuerte, porque el Templo era un lugar de culto y no un club social para entretenimiento. Los instrumentos de percusión como tambores, panderetas, tímbreles o tabrets que normalmente se usaban para producir música de entretenimiento, estaban ausentes en la música del Templo. Sólo los címbalos fueron usados, pero de una manera limitada. Ellos marcaron el fin de una estrofa y el cese del canto.

  “La lección para nosotros hoy es evidente. La música de la iglesia debe diferir de la música secular, porque la iglesia, como el Templo antiguo, es la Casa de Dios en que nosotros nos reunimos para dar culto al Señor y no para ser entretenidos. Los instrumentos de percusión que estimulan a las personas físicamente a través de un golpe fuerte y constante son tan inapropiados para la música de la iglesia hoy como lo fueron para la música del Templo del Israel antiguo.

  “Una segunda lección es que los instrumentos musicales utilizados para acompañar el coro o el canto de la congregación no debe opacar la voz. Como los instrumentos de cuerdas usados en el Templo, los instrumentos musicales usados en la iglesia hoy deben apoyar el canto. Los instrumentos musicales deben servir como un ayudante de la Palabra de Dios que se canta y se proclama. Esto significa, por ejemplo, que la música del órgano no debe ser tan fuerte que ahogue la voz de la congregación.” [La Música Rock y el Cristiano, editado por Samuele Bacchiocchi, págs. 205, 206,215. Edición hispana 2,003 por Rolf Baier Schmidt).

_________________________________________
Descarga, Lee y Comparte…

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...