Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Capaces de dar frutos de justicia

Capaces de dar frutos de justicia, 6 de abril
Y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Isaías 61:3.{RJ 102.1}
Los cristianos deben ser semejantes a Cristo. Tendrán el mismo espíritu, ejercerán la misma influencia y tendrán la misma excelencia moral que El poseía. El idólatra y corrupto de corazón debe arrepentirse y volverse a Dios. El que es orgulloso y farisaico debe humillar el yo y llegar a ser contrito, manso y humilde de corazón. El que tiene inclinaciones mundanas debe tener los zarcillos del corazón libres de los deshechos del mundo, de los que están pendientes, y entrelazarse en Dios; debe llegar a ser inclinado a lo espiritual. El deshonesto y mentiroso debe llegar a ser justo y veraz. El ambicioso y el codicioso debe ser escondido en Cristo y buscar su gloria, y no la propia. Deben despreciar su propia santidad y hacerse tesoros arriba. Quien no ora debe sentir la necesidad tanto de la oración secreta como de la familiar, y debe hacer sus súplicas a Dios con gran fervor.{RJ 102.2}
Como adoradores del Dios verdadero y viviente llevaremos el fruto correspondiente a la luz y a los privilegios que disfrutamos. Muchos están adorando ídolos en vez de adorar al Señor del cielo y de la tierra. Todo lo que ame y en lo que confíe el hombre en vez de amar al Señor y confiar totalmente en El, se convierte en un ídolo, y así es registrado en los libros del cielo. Aun las bendiciones son a menudo transformadas en una maldición.{RJ 102.3}
Las simpatías del corazón humano, fortalecidas por el ejercicio, son a veces pervertidas hasta que llegan a ser una trampa. Si alguien es amonestado, siempre habrá quienes simpatizarán con El. Ellos pasan completamente por alto el daño que ha hecho a la causa de Dios la influencia equivocada de uno cuya vida y carácter no guardan relación alguna con el Modelo. Dios envía a sus siervos con un mensaje al pueblo que profesa seguir a Cristo; pero algunos son hijos de Dios sólo de nombre, y rechazan la advertencia.{RJ 102.4}
De una manera maravillosa Dios ha dotado al hombre con poderes de raciocinio. Quien preparó el árbol para llevar su carga de buenos frutos ha hecho al hombre capaz de llevar preciosos frutos de justicia. Ha plantado al hombre en su jardín y tiernamente ha cuidado de él. Esperaba que llevara fruto. En la parábola de la higuera Cristo dice: “He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto”Lucas 13:7.{RJ 102.5}
Cuán ansiosamente observamos un árbol o planta favorita, esperando que recompense nuestro esfuerzo por medio de la producción de brotes, flores y frutos; y cuánto nos desanimamos al no encontrar mas que hojas. Con cuánta mayor ansiedad y tierno interés el Padre celestial observa el crecimiento de quienes El ha hecho a su propia imagen y para quienes condescendió a dar a su Hijo, para que pudieran ser elevados, ennoblecidos y glorificados.—Testimonies for the Church 5:249-251.{RJ 102.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_RJ.102

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...