De pecadores a santos

De pecadores a santos, 15 de abril
Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18.{HHD 114.1}
Dios está revestido de poder; es capaz de tomar a los que están muertos en delitos y pecados, y por la operación del Espíritu que levantó a Cristo de los muertos, transformar el carácter humano, devolviendo al alma la imagen perdida de Dios. Los que creen en Jesucristo son mudados de instrumentos rebeldes a la ley de Dios en siervos obedientes y súbditos de su reino. Nacen de nuevo, regenerados, santificados por la verdad.—The Youth’s Instructor, 7 de febrero de 1895.{HHD 114.2}
El mundo debe ver a Dios en sus seguidores. La vida y la inmortalidad resplandecen por medio de aquellos que son uno con Dios y Cristo. Es nuestro privilegio tener el espíritu de luz y conocimiento de la sabiduría del cielo. Todos los que poseen este espíritu, no importa en qué puesto estén colocados, ya sea elevado o bajo, revelarán en su obra el poder de esta luz y este conocimiento.{HHD 114.3}
Constantemente contemplamos al que vivió entre los hombres una vida de perfecta obediencia. Mientras más de cerca lo contemplemos, más nos pareceremos a él en carácter, y más eficientes seremos en nuestra obra en favor de los demás. Seremos elevados muy por encima de las perplejidades y las pruebas de esta vida. Tenemos sólo un poco de tiempo para prepararnos para la eternidad... El yo ha de esconderse. Sólo Cristo ha de aparecer, lleno de gracia y de verdad...{HHD 114.4}
El cielo debe comenzar en esta tierra. Cuando el pueblo de Dios esté lleno de mansedumbre y ternura, comprenderá que su bandera sobre él es amor, y su fruto será dulce al paladar. Hará aquí un cielo en el cual se preparará para el cielo de arriba.—Manuscrito 99, 1902.{HHD 114.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_HHD.114

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS