El acto de fe

El acto de fe, 7 de abril
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.{ELC 106.1}
La fe no es la base de nuestra salvación, pero es la gran bendición: el ojo que ve, el oído que oye, los pies que corren, la mano que aferra. Es el medio, no el fin. Si Cristo dio su vida para salvar a los pecadores, ¿por qué no habré yo de recibir esa bendición? Mi fe la aferra, y así mi fe es la certeza de las cosas que se esperan, la convicción de lo que no se ve. Así reposando y creyendo, tengo paz para con Dios por el Señor Jesucristo.—The S.D.A. Bible Commentary 6:1073.{ELC 106.2}
La fe, la fe salvadora ... es el acto del alma por el cual el ser entero es entregado a la custodia y la dirección de Jesucristo. El mora en Cristo y Cristo mora en el alma por la fe suprema. El creyente confía su alma y cuerpo a Dios, y puede decir con certeza: Cristo puede guardar lo que yo le he confiado para aquel día. Todos los que hagan esto serán salvados para vida eterna. Habrá una seguridad de que el alma está lavada en la sangre de Cristo y vestida de su justicia, y preciosa a la vista de Jesús.—Manuscrito 6, 1889.{ELC 106.3}
Recuerda que el ejercicio de la fe es el único medio de preservarla. Si te quedas sentado siempre en una misma posición, sin moverte, tus músculos perderán su fuerza y tus miembros la capacidad de moverse. Lo mismo ocurre en cuanto a tu experiencia religiosa. Debes tener fe en las promesas de Dios... La fe se perfeccionará en el ejercicio y en la actividad.—Carta 355, 1904.{ELC 106.4}
Es de mayor importancia el que rodeemos al alma con la atmósfera de la fe. Cada día estamos decidiendo nuestro destino eterno en armonía con la atmósfera que rodea al alma. Somos individualmente responsables por la influencia que ejercemos, y de nuestras palabras y acciones resultarán consecuencias que no vemos.—Manuscrito 43.{ELC 106.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_ELC.106

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS