Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Receta para lograr la unidad

Receta para lograr la unidad, 22 de abril
Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. Mateo 6:14, 15.{CDCD 119.1}
Hay algunas cosas que deseo decirle con respecto a sus sentimientos hacia el Hno. A. Usted está en peligro de resentirse demasiado por las supuestas injurias que él le ha inferido. Pero, mi hermano, si él realmente lo agravió, ¿no puede darse cuenta que quien sufrirá será él y no usted? Estoy segura que en este caso usted se portará como un caballero cristiano, lo perdonará y no permitirá que se manifieste ningún tipo de separación...{CDCD 119.2}
¿Quisiera recordar mi hermano la inmensa deuda que tiene con el Señor y cuánto necesita de su perdón, su piedad y su amor? ¿Recordará que... si no perdona la ofensa de su hermano, tampoco su Padre celestial le perdonará las suyas? Vea. Mateo 6:15.{CDCD 119.3}
¿Empleará su capacidad en hacer todo lo que esté a su alcance para reconciliarse con el Hno. A? Escríbale como a un hermano. Derribe toda barrera y no permita que haya diferencias entre ustedes. Amense como hermanos, sean piadosos y corteses. Le receto el amor de Cristo para que lo tome en grandes dosis; esto producirá un gran cambio porque tiene maravillosas propiedades curativas.{CDCD 119.4}
¿No cree usted que todo el cielo lo mirará complacido si abre su corazón al compasivo amor de Cristo? El pastor A meditará continuamente sobre este asunto y lo mismo hará usted mientras duren estas diferencias y ambos las cultiven. En cambio, extraigan toda raíz de amargura y sepúltenlas.{CDCD 119.5}
Es posible que usted tanga opiniones erróneas con respecto a los verdaderos motivos del pastor A. Y además usted puede pensar, decir y sentir más de lo que debería sentir hasta llegar a entender mal a su hermano...{CDCD 119.6}
Satanás se sentirá sumamente complacido si ustedes albergan un espíritu implacable en lugar de unirse en armonía. En cambio Jesús, que tiene en gran estima al hombre, se siente herido cuando ve diviones entre los hermanos. Quisiera que todos siguiéramos el ejemplo que Jesús nos dio en su vida. No vino a destruir la vida de los hombres, sino a salvarlos. Usó su poder para bendecir; nunca para herir. Sus palabras, sus acciones y su obra estaban llenas de ternura divina. Nada podía perturbar su inmensa paciencia ni instigarlo a vengarse.—Carta 46, del 22 de abril de 1887, dirigida al Dr. J. H. Kellogg.{CDCD 119.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.119

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...