Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Un destino eterno

Un destino eterno, 21 de abril
El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son Espíritu y son vida... Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Juan 6:63, 66-69.{CDCD 118.1}
Para los que obedecen la Palabra de Dios, ésta es el árbol de la vida. Es la Palabra de salvación, recibida para vida eterna. Los que siguen sus enseñanzas comen la carne y beben la sangre del Hijo de Dios. Del efecto que produzca esta Palabra en nosotros depende nuestro destino eterno. Posee los elementos necesarios para la formación de un carácter perfecto. Se requiere que el cristiano esté tan íntimamente relacionado con el Señor que su vida esté ligada con la de Cristo en la vida eterna de Dios.{CDCD 118.2}
Cristo dijo en su maravillosa oración: “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos”. Juan 17:20. Esto se aplica a todos los que creen en el Evangelio. “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste”. Juan 17:21. Nuestra unidad y amor mutuos son las credenciales por medio de las cuales damos testimonio ante el mundo de que Dios ha enviado a su Hijo para salvar a los pecadores.{CDCD 118.3}
“La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado”. Juan 17:22, 23. Cada vez que leo estas declaraciones, me parecen casi demasiado buenas para ser verdad. Pero las recibo y las creo, y agradezco a Dios por sus abundantes y ricas promesas, dadas con la condición de que alcancemos la norma de la justicia de Cristo.{CDCD 118.4}
Los cristianos deben vivir por la Palabra de vida. De esta Palabra debemos recibir un conocimiento creciente de la verdad. De ella debemos recibir luz, pureza, bondad y una fe que obre por el amor y purifique el alma. Se nos concede que podamos ser redimidos y que se nos presente sin falla delante del trono de la divina gloria. ¡Maravillosa victoria obtenida por Cristo en favor del hombre!—Carta 60, del 21 de abril de 1900, dirigida a un joven que buscaba el consejo de Elena G. de White.{CDCD 118.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.118

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...