Seguidores

Los ministros han de ser fieles en la vida familiar

Los ministros han de ser fieles en la vida familiar, 14 de junio
Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6.{RJ 171.1}
El padre es el sacerdote de la familia. Las almas de su esposa y sus hijos, como propiedad de Dios, deberían ser para él del más alto valor, y él debería guiar fielmente la formación de sus caracteres. El cuidado de sus hijos desde la infancia debería ser su primera consideración; porque es para su bienestar presente y eterno que debieran desarrollar caracteres correctos. Debería pesar cuidadosamente sus palabras y acciones, considerando su influencia y los resultados que puedan producir.{RJ 171.2}
El que está ocupado en la obra del ministerio evangélico debe ser fiel en su vida familiar. Es tan esencial que como padre utilice los talentos que Dios le ha dado a fin de hacer del hogar un símbolo de la familia celestial, como que en el ministerio utilice los poderes dados por Dios para ganar almas para la iglesia. Como sacerdote en el hogar, y como embajador de Cristo en la iglesia, debe ejemplificar en su vida el carácter de Cristo. Debe ser fiel en velar por las almas como quien tiene que dar cuenta.{RJ 171.3}
En su servicio no debe verse descuido o una tarea mal hecha. Dios no tolerará los pecados de los hombres que no tienen un claro sentido de las sagradas responsabilidades que significa aceptar un cargo como pastor de una iglesia. El que no resulta un fiel y sabio pastor en el hogar, seguramente no podrá ser un fiel pastor del rebaño de Dios en la iglesia.—Manuscrito 42, de 1903.{RJ 171.4}
Cada familia es una iglesia en la que presiden los padres. La primera consideración de los padres debiera ser trabajar por la salvación de sus hijos. Cuando el padre y la madre, como sacerdote y maestra de la familia, toman su posición plenamente del lado de Cristo, se ejercerá en el hogar una buena influencia. Y esta influencia santificada se sentirá en la iglesia y será reconocida por cada creyente. Debido a la gran falta de piedad y santificación en el hogar, se estorba grandemente la obra de Dios. Nadie puede llevar a la iglesia una influencia que no ejerce en su vida familiar ni en sus relaciones comerciales...{RJ 171.5}
Los ángeles de Dios, que ministran a los que serán herederos de salvación, los ayudarán a hacer de su familia un modelo de la familia celestial. Haya paz en el hogar, y habrá paz en la iglesia. Esta preciosa experiencia llevada a la iglesia será el medio para crear un afecto bondadoso mutuo. Cesarán las rencillas. La verdadera cortesía cristiana se verá entre los miembros de iglesia. El mundo tomará nota de que ellos han estado con Jesús y han aprendido de El. ¡Qué impresión haría la iglesia en el mundo, si todos los miembros vivieran vidas cristianas!—Conducción del Niño, 521.{RJ 171.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_RJ.171

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS