Seguidores

La saeta de la muerte

La saeta de la muerte, 14 de junio
¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, y entendieran su postrimería! Deuteronomio 32:29.{FV 173.1}
“El Señor ... conoce el fin desde el principio. Muchos bajarán al reposo antes de que la rigurosa prueba de fuego de los últimos días caiga sobre el mundo....{FV 173.2}
“Si Jesús, el Redentor del mundo, oró diciendo: ‘Padre mío, si es posible pase de mí este vaso; empero no como yo quiero, sino como tú,’ cuán conveniente es que los mortales finitos se sometan de la misma manera a la sabiduría y la voluntad de Dios.”—Counsels on Health, 375, 376.{FV 173.3}
“No podemos contar sino con una vida harto breve, y no sabemos cuándo la saeta de la muerte nos atravesará el corazón. Tampoco sabemos cuándo tendremos que desprendernos del mundo y de todos sus intereses. La eternidad se extiende ante nosotros. El velo está a punto de descorrerse. Unos pocos años más, y para cada uno de nosotros, contado en el número de los vivos, ha de consumarse el mandato: ‘El que es injusto, sea injusto todavía: ... y el que es justo sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía.’ Apocalipsis 22:11.{FV 173.4}
“¿Estamos preparados? ¿Hemos hecho conocimiento con Dios, el Gobernador de los cielos, el Legislador, y con Jesucristo a quien mandó al mundo por representante suyo? Cuando nuestra obra vitalicia haya terminado ¿podremos decir, como Cristo nuestro ejemplo dijo: ‘Yo te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste que hiciese ... he manifestado tu nombre’”? Juan 17:4-6.—El Ministerio de Curación, 436.{FV 173.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_FV.160

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS