Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Jesús nos dará la vida eterna

Jesús nos dará la vida eterna, 31 de agosto
“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado”. Juan 17:3.{CT 252.1}
El Señor les dijo a sus discípulos cuando estuvo con ellos. “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podréis sobrellevar”. Jesús pudo haber revelado a sus discípulos cosas que atraparan la atención de ellos y los llevaran a perder de vista lecciones anteriores que él deseaba que llegaran a ser el pensamiento más entrañable de sus seguidores. Retuvo, entonces, aquellas cosas que habrían resultado sorprendentes a los oídos de ellos y que hubieran dado lugar a alguna objeción trivial que habría creado una interpretación errónea. Jesús no dio lugar para que personas de poca fe y piedad interpretaran erróneamente la verdad y crearan, de este modo, movimientos cismáticos{CT 252.2}
Jesús pudo haber presentado misterios que habrían sido el tema de reflexión e investigación a lo largo de la historia hasta el tiempo del fin. Él es la fuente de toda verdadera ciencia; él pudo haber guiado al pueblo a investigar los misterios y de una época a la otra sus mentes habrían sido completamente absorbidas al grado de que no hubieran sentido deseo alguno de comer la carne y beber la sangre del Hijo de Dios.{CT 252.3}
Jesús sabía muy bien que Satanás trabaja constantemente para despertar la curiosidad y ocupar las mentes de las personas con conjeturas. De este modo, el enemigo intentaba eclipsar la gran verdad que Cristo deseaba poner delante de sus mentes. “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”.{CT 252.4}
Hay una lección para nosotros en las palabras que Cristo pronunció luego de alimentar a los cinco mil. Dijo: “Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada”. Estas palabras significan mucho más que la recolección que debieron realizar los discípulos de las porciones de pan esparcidas. Debían tomar sus palabras; debían estudiar las Escrituras y atesorar cada rayo de luz. En vez de buscar un conocimiento que Dios no había revelado, debían recoger cuidadosamente lo que él les había dado.{CT 252.5}
Satanás ha tratado de eclipsar de las mentes humanas el conocimiento de Dios y erradicar de sus corazones los atributos divinos... Lo que Dios había dado a conocer se interpretó erróneamente, se pervirtió y se entremezcló con los engaños satánicos. Satanás citó las Escrituras con el fin de engañar... Cristo vino a ajustar las verdades que habían sido alteradas y puestas al servicio del error. El las recuperó, las repitió y determinó que permanecieran para siempre.—Manuscrito 32, 1896.{CT 252.6}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.252

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...