Seguidores

Nos ayuda a comprender la naturaleza

Nos ayuda a comprender la naturaleza, 22 de agosto
Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo.Salmos 92:4.{HHD 243.1}
Así también hoy el hombre por sí mismo es incapaz de leer debidamente las enseñanzas de la naturaleza. Si no lo guía la sabiduría divina, el hombre exalta la naturaleza y sus leyes y las sobrepone al Dios de la naturaleza. Por esto las meras ideas humanas respecto de la ciencia están tan a menudo en contradicción con la enseñanza de la Palabra de Dios. Mas para los que reciben la luz de la vida de Cristo, la naturaleza vuelve a iluminarse. En la luz que brilla desde la cruz podemos interpretar acertadamente la enseñanza de la naturaleza.—El Ministerio de Curación, 367.{HHD 243.2}
En el plan de redención hay misterios que la mente humana no alcanza a imaginar, cosas que la sabiduría humana no puede explicar, pero la naturaleza puede enseñarnos mucho con respecto al misterio de la piedad. Por lo tanto permitamos que la mente de los jóvenes aprenda del libro de la naturaleza tanto como sea posible. Toda hierba, todo árbol que lleva fruto, toda vegetación se nos concede en nuestro beneficio. Han de leerse los misterios del reino de Dios en el crecimiento de la semilla... Dios decidió que la naturaleza fuera para el hombre un libro de texto que lo apartara de la senda de la desobediencia y lo trajera de vuelta a Dios. Hay necesidad de un íntimo estudio de la naturaleza bajo la dirección del Espíritu Santo. El Señor está dando lecciones objetivas, está familiarizando la mente humana con las verdades más santas, por medio de las cosas más sencillas de la naturaleza.—The Youth’s Instructor, 6 de mayo de 1897.{HHD 243.3}
Cada rayo de sol, cada pedazo de pan, cada gota de agua, son dones del amor redentor, y ruegan al pecador que se reconcilie con Dios.—Manuscrito 44.{HHD 243.4}
https://egwwritings.org/?ref=es_HHD.243

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS