Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

No es una emoción ni un rapto

No es una emoción ni un rapto, 14 de noviembre
Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. 2 Corintios 4:1, 2.{RP 329.1}
Hermano mío, hay peligro para los que en nuestras filas cometen un error con respecto a recibir el Espíritu Santo. Muchos suponen que una emoción o un rapto de sentimientos son evidencias de la presencia del Espíritu Santo. Hay peligro de que los sentimientos correctos no sean comprendidos, y que las palabras de Cristo: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20), pierdan su valor. Hay peligro de que las propias invenciones e imaginaciones supersticiosas ocupen el lugar de las Escrituras. Digan a nuestro pueblo: No estén ansiosos de introducir algo no revelado en la Palabra. Manténganse cerca de Cristo. Recuerden sus palabras: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” Mateo 28:20.{RP 329.2}
El está con nosotros mientras enseñamos las palabras que él habló, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. Quien dio los mandamientos en el Nuevo Testamento es el mismo que impartió la instrucción contenida en el Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento son sagrados; porque ambos contienen las palabras de Cristo. Desde la caída de Adán, toda comunicación del cielo a la tierra ha venido por medio de Cristo. El que cree la instrucción contenida en el Nuevo Testamento y en el Antiguo Testamento, haciendo las cosas que Cristo ordenó en ellos, tiene al Salvador siempre consigo.{RP 329.3}
Los apóstoles, los profetas y los santos hombres del pasado no perfeccionaron sus caracteres por medio de milagros, o por alguna demostración maravillosa y fuera de lo común, sino que usaron la capacidad que Dios les dio, confiando sólo en la justicia de Cristo. Todos los que usen esos medios obtendrán los mismos resultados.{RP 329.4}
Satanás desea que cada transgresor de la ley de Dios pretenda ser santo. Se siente satisfecho cuando los hombres basan su fe en doctrinas espurias y en un simple entusiasmo religioso; así puede usarlos para engañar a otras personas.—The General Conference Bulletin, 1 de julio de 1900.{RP 329.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_RP.316

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...