Santificados por la verdad, 19 de abril

Santificados por la verdad, 19 de abril
Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17. {EJ 117.1}
Es mediante la verdad, por el poder del Espíritu Santo, que seremos santificados, es decir, transformados a la semejanza de Cristo. Y para que este cambio se pueda producir en nosotros se debe llevar a cabo una aceptación incondicional y de todo corazón de la verdad: un sometimiento sin reservas del alma a su poder transformador... {EJ 117.2}
Muchas personas se aferran tenazmente a sus peculiaridades. Aun después que profesan haber aceptado la verdad, haberse entregado a Cristo, se gratifican los mismos hábitos antiguos, se manifiesta la misma autoestima, y se acarician las mismas nociones falsas. A pesar de que los tales se precian de estar convertidos, es evidente que no se han sometido al poder transformador de la verdad... {EJ 117.3}
El nuevo nacimiento consiste en tener motivaciones nuevas, nuevos gustos, y tendencias nuevas. Los que han sido engendrados por el Espíritu Santo a una vida nueva, han llegado a ser participantes de la naturaleza divina, y en todos sus hábitos y prácticas darán evidencia de su relación con Cristo... {EJ 117.4}
El mandamiento: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”, nunca se habría dado si no se hubieran tomado todas las disposiciones mediante las cuales pudiéramos llegar a ser perfectos en nuestra propia esfera, así como Dios lo es en la suya. Deberíamos avanzar constantemente de una luz a otra mayor, aferrándonos celosamente a la que ya hemos recibido, y orando aun por más. De este modo nunca seremos dejados en la oscuridad.—The Review and Herald, 12 de abril de 1892. {EJ 117.5}
El último mensaje de misericordia será proclamado al mundo mediante la predicación de la verdad del Evangelio. La verdad, la verdad de la Biblia,esto es lo que necesita la gente. Debemos reclamar las promesas de la Palabra de Dios sobre nuestras rodillas, solicitando la recepción de la verdad pura, no adulterada, y que seamos capaces de comprender la necesidad de dar esa verdad a otros. Entonces los hombres y las mujeres serán convertidos. Será reconocida la mano de Dios en la organización de nuevas iglesias. El Señor bautizará con el Espíritu apostólico a muchos que saldrán a realizar trabajo misionero en los lugares donde la gente no conoce la verdad. {EJ 117.6}
Una obra misionera genuina establecerá a las iglesias sobre un fundamento seguro, un fundamento que tenga este sello: “Conoce el Señor a los que son suyos”. Entonces Dios será glorificado en su pueblo. Las misiones cristianas serán edificadas sobre Jesucristo. La obra avanzará bajo la supervisión de Dios, y se darán innumerables evidencias de la autenticidad de la obra. Los obreros no buscarán glorificarse a sí mismos, sino que alabarán a Dios como el autor y el organizador de cada tarea santa y ennoblecedora. No sólo profesanser creyentes; soncreyentes. La verdad los santifica; porque la verdad que se vive,al mismo tiempo que se la predica, tiene una influencia purificadora sobre el carácter.—The Signs of the Times, 21 de agosto de 1901. {EJ 117.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.116&para=1699.845

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS