Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

viernes, 9 de noviembre de 2018

Fwd: Devoción Matutina en español

November 9, 2018


El cántico aleja a Satanás

"Jehová es mi pastor y mi escudo; en él confió mi corazón, y fui ayudado, por lo que se gozó mi corazón, y con mi cántico le alabaré". Salmos 28:7.

El Señor Jesús vino al mundo para vivir la vida que cada ser humano sobre la tierra debería interesarse en vivir: una vida de humilde obediencia. Aquellos a quienes Cristo ha dado un tiempo de prueba para formar caracteres para las mansiones que ha ido a preparar, deben imitar el ejemplo de su vida. Si verdaderamente son discípulos en la escuela de Cristo, no se enaltecerán por poseer casas y tierra, porque en su providencia, el Señor les ha prestado estos bienes para que comercien con ellos...

Jesús tomó sobre sí la naturaleza humana, con el fin de aprender cómo simpatizar con todos los corazones... Nunca su espíritu estuvo tan lleno de cuidados mundanales cómo para que no pudiera dedicar tiempo o pensamientos a las cosas celestiales. Demostraba su alegría entonando salmos y cánticos celestiales. Los habitantes de Nazaret a menudo oían su voz elevarse en oración y acción de gracias a Dios. Con frecuencia comulgaba con el cielo por medio del canto, y los que se asociaban con él, que muchas veces se quejaban de su cansancio, eran alegrados por la dulce melodía que salía de sus labios. Sus alabanzas parecían ahuyentar a los malos ángeles, y como incienso, llenaban el lugar de fragancia.

Esto también entraña una lección. Enseñó que podían estar en comunión con Dios por medio de las palabras sagradas de los cánticos. Cristo alejó las mentes de sus oyentes del exilio mundanal para acercarlos a su futuro y eterno hogar... El lugar de culto puede ser muy humilde comparado con el templo de Salomón, pero no por eso deja el Señor de reconocerlo. Para los que adoran a Dios en espíritu y en verdad y en la belleza de la santidad, será como la puerta del cielo. Cuando se entonan cánticos de alabanza, cuando se elevan fervientes oraciones al cielo, cuando se repiten las asombrosas lecciones de las obras de Dios y cuando la gratitud del corazón se expresa en oración y canto, los ángeles del cielo se unen a la melodía en alabanza y agradecimiento a Dios.

Estas prácticas rechazan el poder de Satanás. Expulsan el descontento y las quejas, y Satanás pierde terreno. Dios nos enseña que debemos congregarnos en su casa para cultivar los atributos del amor perfecto. Esto preparará a los moradores de la tierra para habitar en las mansiones que Cristo fue a preparar para todos los que le aman. Entonces, ellos se congregarán en el santuario de sábado en sábado, de una nueva luna a otra, uniéndose en los acordes de exaltados cánticos, a fin de agradecer y alabar al que está sentado en el trono y al Cordero por siempre jamás.—Manuscrito 24, 1898.


No hay comentarios:

Publicar un comentario