Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

martes, 7 de mayo de 2019

Fwd: Devoción Matutina en español



Devoción Matutina en español

May 7, 2019


La gracia, un educador

Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús... el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 1 Corintios 1:4, 8.

En este mundo tenemos deberes temporales que cumplir, y en la realización de esos deberes estamos formando caracteres que soportarán la prueba del juicio o serán pesados en la balanza y hallados faltos. Podemos cumplir con los más pequeños deberes noble, firme, fielmente como si viéramos que toda la hueste celestial

nos contempla. Aprended una lección del jardinero. Si quiere que crezca una planta, la cultiva y poda, la riega, da vuelta la tierra en torno a sus raíces, la planta donde la luz del sol la beneficie, y día tras día trabaja con ella; y no mediante esfuerzos violentos sino por actos constantemente repetidos consigue que el arbusto llegue a su forma perfecta y su florecimiento sea pleno.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo obra como un educador sobre el corazón y la mente. La continua influencia de su Espíritu sobre el alma educa, modela y da forma al carácter a la semejanza del modelo divino. Recuerden los jóvenes que una repetición de actos forma hábitos, y los hábitos el carácter... El amor de Cristo ¿es un agente viviente y activo en vuestra alma que os corrige, reforma y refina, y os purifica de vuestras malas prácticas? Hay la necesidad de cultivar cada gracia que Jesús, por medio de sus sufrimientos y su muerte, ha colocado dentro de nuestro alcance. Habéis de manifestar la gracia que se os ha concedido tan ricamente...

Los mandamientos de Dios son amplísimos, y el Señor no se agrada con el desorden de sus hijos, con sus vidas malogradas por los defectos, y su experiencia religiosa aquejada de invalidez, su crecimiento en la gracia empequeñecido porque persisten en fomentar deficiencias heredadas y cultivadas... si la gracia de Cristo no puede remediar esos defectos, ¿qué pues constituye la transformación del carácter?— The Youth's Instructor, 7 de septiembre de 1893.

No hay comentarios:

Publicar un comentario