Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

miércoles, 4 de marzo de 2020

El maestro enviado del cielo


El maestro enviado del cielo, 4 de marzo

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Juan 6:35. HHD 72.1
La mente es la mejor posesión que tenemos; pero debe estar preparada por el estudio, la reflexión y el aprendizaje en la escuela de Cristo, el mejor y más auténtico Educador que el mundo haya conocido jamás.—The Review and Herald, 6 de enero de 1885. HHD 72.2
“Yo soy el pan de vida”, el Autor, el Alimentador y el Sustentador de la vida eterna, espiritual... Cristo se presentó a sí mismo bajo el símil del pan celestial. Comer su carne y beber su sangre significa recibirlo como un Maestro enviado por el cielo. Creeren él es esencial para la vida espiritual. Los que participan del banquete de la Palabra nunca sienten hambre, nunca padecen de sed, nunca desean ningún bien más elevado ni más exaltado.—Manuscrito 81, 1908. HHD 72.3
El conocimiento más sublime y verdadero se encuentra en la Palabra de Dios. Hay elocuencia en su sencillez. Hay quienes se aferrarán a las palabras de los supuestos grandes hombres del mundo, y querrán espaciarse en su fraseología como algo que necesitan estimar y avaluar. Oiréis a hombres exaltando a seres humanos, ensalzando a aquellos a quienes el mundo llama grandes. Al hacerlo, pierden de vista a Cristo en la Palabra. Para ellos no es el todo de todos; no es el primero, el último y el mejor en todo. Los tales necesitan sentarse a los pies de Jesús, para aprender que conocerlo significa vida eterna.—The Youth’s Instructor, 8 de diciembre de 1898. HHD 72.4
La Biblia es nuestra guía en las sendas seguras que conducen a la vida eterna. Dios ha inspirado a hombres que escriban lo que nos presenta la verdad, lo que nos atraerá, y que, si lo practicamos, nos capacitará para recibir y obtener poder moral para situarnos entre las mentes más educadas. La mente de todos aquellos que estudien la Palabra de Dios, se ampliará.—The Youth’s Instructor, 27 de octubre de 1898. HHD 72.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario