Ir al contenido principal

Cada Día con Dios


Preparémonos para la inmortalidad, 21 de noviembre https://ift.tt/3oR1RZm Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1 Juan 5:4. En el mejor de los casos, el tiempo de que disponemos aquí es corto, y todos los movimientos que hacemos debieran estar dedicados al fortalecimiento y al progreso de la causa de Dios... Clama a Dios: “Conviérteme hasta lo más profundo de mi alma”. Ruega al Señor que te otorgue el poder transformador de su gracia. Aférrate de tu Salvador como Jacob, hasta que el Altísimo te muestre no solamente cómo eres tú mismo, sino que te revele quién es él, y puedas ver en Jesús tu fortaleza y tu apoyo, un resplandor y un poder que nunca has experimentado antes... Si por la fe te aferras tenazmente de las promesas, triunfarás. Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe. Mientras seas leal a ti mismo, ningún poder adverso de la tierra o del infierno podrá destruir tu paz o interrumpir tu comunión con Dios. Si temes al Señor, no necesitas caminar en medio de la incertidumbre. Si lo complaces, obtendrás todo lo que necesita tu alma. Estas fueron las palabras de un notable cristiano: “No le temo a nada en el universo, salvo el no saber en qué consiste mi deber, o dejar de hacerlo”. Sean estas palabras tu lema: “Levántate para servir a Jesús, aunque requiera sacrificio y abnegación”. Levántate para servir a Jesús en cualquier lugar. Lleva a cabo tu obra como si pudieras ver a través del velo, y como si el ojo de Dios estuviera directamente sobre ti, para tomar nota de cada uno de tus actos. Te ha adquirido con su propia sangre y, cuando necesites su ayuda, invócalo y la tendrás. Entonces Jesús estará a tu lado. Sea tu corta e incierta vida una constante preparación para tu vida futura e inmortal. Se permite que la tentación nos asedie para poner en evidencia nuestro verdadero carácter, y para que eliminemos nuestros defectos. Continuamente nos asaltan tentaciones a pecar, disfrazadas a propósito para engañar a las almas y conducirlas a la ruina. Satanás está tratando continuamente de transformarse en un ángel de luz, y siempre está complotando para privar a Dios de su gloria mediante la destrucción de las almas... Confía tu alma indefensa a Dios. Sigue la luz que te da el cielo.—Carta 42, del 21 de noviembre de 1879, dirigida a Edson White.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en