Ir al contenido principal

Conflicto y Valor


Caifás, 13 de noviembre https://ift.tt/3wJsDq9 Mateo 26:57-65. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos y convertíos a Jehová vuestro Dios. Joel 2:13. En ninguna circunstancia... había de desgarrar el sacerdote sus ropas, como era, entre los judíos, costumbre hacerlo en ocasión de la muerte de amigos y deudos. Los sacerdotes no debían observar esta costumbre... Todo lo que llevaba el sacerdote había de ser entero y sin defecto. Estas hermosas vestiduras oficiales representaban el carácter del gran prototipo, Jesucristo. Nada que no fuese perfecto, en la vestidura y la actitud, en las palabras y el espíritu, podía ser aceptable para Dios. Él es santo, y su gloria y perfección deben ser representadas por el culto terrenal... El hombre finito podía rasgar su propio corazón mostrando un espíritu contrito y humilde. Dios lo discernía. Pero ninguna desgarradura debía ser hecha en los mantos sacerdotales, porque esto mancillaría la representación de las cosas celestiales.—El Deseado de Todas las Gentes, 655, 656. Cuando Cristo se declaró Hijo de Dios, Caifás, con fingido horror, rasgó su manto, y acusó al Santo de Israel de blasfemia.—The S.D.A. Bible Commentary 5:1104. Había hecho exactamente lo contrario de lo que el Señor había ordenado. Estando él mismo bajo la condenación de Dios, condenó a Cristo como blasfemo... El manto sacerdotal que rasgó a fin de impresionar al pueblo con su horror ante el pecado de blasfemia, cubría un corazón lleno de maldad.—Ibid. 1105. Cuán diferente era el verdadero Sumo Sacerdote del falso y corrompido Caifás. De pie ante el falso sumo sacerdote, Cristo estaba puro y sin contaminación, sin una mancha de pecado. Cristo lloró por la transgresión de cada ser humano. Llevó aun la culpa de Caifás, conociendo la hipocresía que había en su alma mientras pretendía desgarrar su manto. Cristo no desgarró el suyo, pero su alma estaba rasgada. Su ropaje de carne humana estaba rasgado cuando colgaba de la cruz como portador del pecado por la raza humana.—Ibid. En la actualidad muchos que pretenden ser cristianos están en peligro de rasgar sus vestiduras, haciendo una demostración exterior de arrepentimiento, mientras sus corazones no están enternecidos ni subyugados. Por esto tantos continúan fracasando en la vida cristiana.—Ibid. 1104, 1105.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán