Seguidores

En los Lugares Celestiales


Día de triunfo, 30 de noviembre https://ift.tt/32MQ6vR ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. Apocalipsis 22:7. Nos aproximamos rápidamente al fin de la historia de esta tierra y al comprender que Jesús ciertamente viene en breve, debemos levantarnos y trabajar como nunca antes... Hemos de enarbolar la bandera en la cual está escrito: “Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. La obediencia a la ley de Dios es el gran tema. No se la ponga de lado... El Señor quiere ver avanzar la obra de la proclamación del mensaje del tercer ángel con creciente eficiencia. De la manera en que ha obrado en todos los tiempos para conceder la victoria a su pueblo, espera en este tiempo llevar a su iglesia al triunfal cumplimiento de sus propósitos para con ella. Ordena a sus santos creyentes que adelanten unidos, avanzando de una fuerza a una fuerza mayor, de la fe a una seguridad y confianza mayores en la verdad y la justicia de su causa. Hemos de permanecer firmes como una roca a los principios de la Palabra de Dios, recordando que Dios está con nosotros para darnos fortaleza a fin de hacer frente a toda nueva experiencia ... Hemos de tener por muy sagrada la fe que ha sido establecida por la instrucción y la aprobación del Espíritu de Dios desde nuestra primera experiencia hasta el tiempo presente. Hemos de estimar como muy preciosa la obra que el Señor ha estado llevando a cabo mediante su pueblo que guarda los mandamientos, la que, por el poder de su gracia, crecerá con más fuerza y más eficiencia a medida que el tiempo avance. El enemigo está tratando de oscurecer el discernimiento del pueblo de Dios y de debilitar su eficiencia, pero si ellos trabajan como el Espíritu de Dios les indique, les abrirá puertas de oportunidad para la obra de edificar los antiguos lugares desiertos.—Selected Messages 2:402-408.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS