Seguidores

El Cristo Triunfante


“¿Cuándo serán estas cosas?”, 12 de diciembre https://ift.tt/3lXc0Dj “Y estando él sentado en el Monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo?” Mateo 24:3. Cristo advirtió a sus discípulos de la destrucción de Jerusalén así como también de la del templo. Este evento fue predicho por Daniel. Las ofrendas y sacrificios ya no tenían valor alguno, pues el tipo había alcanzado al anticipo en el Gran Sacrificio... Cuando Cristo se refirió a la destrucción de Jerusalén, sus palabras proféticas fueron más allá de dicho evento hasta la conflagración final que tendrá lugar en aquel día cuando el Señor salga de su lugar a fin de castigar al mundo por su iniquidad; cuando la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella y no encubrirá más a sus muertos. Todo este capítulo [Mateo 24] es una advertencia para quienes han de vivir en las últimas etapas de la historia de este mundo. Cristo les dijo a sus discípulos: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo y a muchos engañarán”. Se levantarán muchos falsos mesías, alegando que obran milagros y diciendo que ha llegado el tiempo de la liberación de la nación judía. Éstos descarriarán a muchos. Estas palabras se cumplieron. Entre la muerte de Cristo y el sitio a Jerusalén, surgieron muchos falsos mesías. Sin embargo, esta advertencia también se extiende a los que vivan en esta época de la historia. Los mismos engaños que se manifestaron antes de la destrucción de Jerusalén volverán a aparecer. Estos mismos eventos que tuvieron lugar en la caída de Jerusalén se repetirán... Antes de la destrucción de Jerusalén los hombres luchaban por la supremacía. Hubo emperadores asesinados. Los que se encontraban en posiciones cercanas al trono fueron muertos... Por medio de los apóstoles el Señor le dio al pueblo judío la última oportunidad para que se arrepintieran. Dios se manifestó a través de sus testigos, incluso cuando fueron arrestados, juzgados y encarcelados. Sin embargo, los jueces pronunciaron contra ellos la sentencia de muerte... Y esto volverá a ocurrir. Los adventistas del séptimo día librarán una batalla por el sábado, el séptimo día... Cristo le dijo a sus discípulos que serían entregados a los tribunales, aunque también les indicó que no debían preocuparse por cómo habrían de vindicar la verdad, pues él les había concedido una boca y sabiduría para que los adversarios no pudieran contradecirlos o rebatir sus argumentos... Hubo magos y hechiceros que, arguyendo tener un poder milagroso, hicieron que el pueblo los siguiera a las montañas desoladas. Pero esta profecía también fue dirigida para los últimos días. Esta es una de las señales de la segunda venida de Cristo. Se formarán grupos inspirados por Satanás destinados a extraviar y engañar.—Manuscrito 78, 1897.

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS