Ir al contenido principal

Alza tus Ojos


A través de la naturaleza hacia la naturaleza de Dios, 22 de mayo https://ift.tt/nT5YwFU Antes bien, como está escrito: cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Corintios 2:9. Si nuestro corazón fuera suavizado y subyugado por el amor de Dios, se abriría para discernir su misericordia y amante bondad, tal como se nos expresa en cada arbusto y en la profusión de lozanas flores que vemos en el mundo de Dios. La delicada hoja, la brizna de hierba, cada majestuoso árbol, son una expresión del amor de Dios para sus hijos. Nos dicen que Dios ama la belleza. El nos asegura desde el libro de la naturaleza que se deleita en la perfección de la belleza del carácter. Quiere que elevemos la vista de la naturaleza al Dios de la naturaleza, y que nuestro corazón sea arrebatado en amor y afecto por Aquel cuyas obras contemplamos. Dios quiere que las escenas de la naturaleza influyan en los hijos de Dios para que se deleiten en la pura, simple y tranquila belleza con la cual nuestro Padre adorna nuestro hogar terrenal. Jesús nos dice que el rey más poderoso que jamás haya blandido un cetro no podría compararse en su hermoso atavío con las sencillas flores que Dios ha revestido de belleza. Debemos estarnos preparando para las ropas blancas del carácter, a fin de que podamos entrar por las puertas de perla de la ciudad de Dios a la bienaventuranza del cielo. El Apocalipsis nos presenta la escena: fuentes de aguas vivas, ríos que son transparentes como el cristal y proceden del trono de Dios y del Cordero, árboles de viviente verdor que crecen en ambas orillas del río de la vida. En las cosas de la naturaleza, tenemos una mera sombra del original que veremos en su belleza plena en el Paraíso de Dios. Aprendamos las preciosas lecciones que Dios quiere que aprendamos. El que cuida de las sencillas flores, ¿no cuidará mucho más de ti a quien ha creado a su propia imagen?—Manuscrito 20, 1886.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

LA IGLESIA ADVENTISTA NO ES BABILONIA... ¡ES LAODICEA!

Conozco la Iglesia Adventista desde mi niñez (7 años) y sé que es la Iglesia Verdadera. Lo he sabido desde que mis papás encontraron en la Biblia la verdad del sábado y buscaron la iglesia que respetara los mandamientos de Dios y encontraron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Desde entonces he tenido la convicción de que la Iglesia Adventista es la Iglesia Verdadera, por cuanto es la única que predica la verdad completa y cumple los dos requisitos que ESTÁN ESCRITOS tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento: ANTIGUO TESTAMENTO: “!!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20) NUEVO TESTAMENTO “ Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12) “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesu