Ir al contenido principal

Alza tus Ojos


La palabra de Dios en el centro de la vida, 18 de julio https://ift.tt/K1caJZh De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. Juan 6:53. El Señor Jesús es su Redentor. ¿No apreciará el enorme sacrificio que El hizo por Ud.? Nadie tiene justificación alguna para apartarse de los principios bíblicos... El que es sensible a la amonestación del Señor obrará su propia salvación con temor y temblor, sabiendo que es Dios quien está obrando en él el querer y el hacer por su buena voluntad. Cuando la verdad de Dios mora en el corazón, da lugar a que los principios de la Ley divina se lleven a la práctica diaria. El que consiente en ser engañado es un hombre en cuyo corazón no mora la verdad. Ser cristiano ocasionalmente, ser devoto de vez en cuando, es una gran falacia, una mentira viviente. Dar una mirada esporádica a la Palabra de Dios no es suficiente. Una petición ocasional al trono de gracia, una formalidad de palabras, no proporciona el suministro de gracia que satisface la necesidad del alma. Para que la verdad de Dios regule la vida debe ser implantada en el corazón. Debe ser introducida en lo más profundo de la vida. Llegará el día cuando Ud. verá que no es provechoso jugar con los intereses del alma dejando que se debilite, que se vuelva tan ineficaz que Cristo declare: “Ni eres frío ni caliente... Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:15, 16. ¿Qué significa esto? Que El ya no presentará el nombre de tal persona ante su Padre. Cristo vistió su divinidad de humanidad y vino a este mundo para llevar una vida sin mácula ni mancha de pecado, con el fin de que los seres humanos, al asirse de la Divinidad, pudieran ser partícipes de la naturaleza divina, escapando así de la corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia. Para quienes reciben a Cristo como Salvador personal se descorre el velo que oculta la gloria de Dios del discernimiento humano. Con los ojos de la fe contemplan las realidades eternas. La Palabra de Dios ha de penetrar en la vida misma, “Yo soy el pan de vida”, afirma Cristo. “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero... El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:48, 53, 54, 63. Estudie todo el capítulo seis de Juan. Esfuércese, por consideración a su alma, para entenderlo.—Carta 253, del 18 de julio de 1904, dirigida a un veterano comerciante adventista en Battle Creek, Míchigan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán