Ir al contenido principal

El Cristo Triunfante


Siempre podremos confiar en un “así dice el señor”, 14 de julio https://ift.tt/quglXJU “Si eres Hijo de Dios, dí a esta piedra que se convierta en pan... Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo”. Lucas 4:3, 9. En el desierto de la tentación las riquezas mundanales fueron el soborno desplegado ante nuestro Señor. Satanás no vino a él con sus tentaciones hasta que su naturaleza humana se encontraba debilitada y clamando su necesidad... La humanidad de Cristo se habría acobardado por lo que le esperaba en el desierto. Pero vino al mundo para que al establecer contacto con él [Satanás], pudiese recuperar de las manos del usurpador el patrimonio humano que pertenecía al Señor. Satanás dijo ser el príncipe de este mundo y, al derrotar a Adán, sojuzgó a la raza humana y la puso bajo su control... Satanás sabía que había comenzado el conflicto personal entre el Príncipe de la vida y el príncipe de las tinieblas e intentó derrotar a Cristo en medio de su agotamiento físico. La prueba que Satanás requería implicaba que Cristo aceptara la duda y actuara movido por ella, evidenciando así que dudaba, y con ello confirmar lo que el enemigo pretendía. Si Cristo hubiera aceptado las sugerencias del enemigo. Satanás le habría dicho: Dame alguna evidencia para que crea que eres el Hijo de Dios. Pero Cristo no hizo nada de lo que se le solicitaba. De haber hecho un milagro en beneficio propio habría demostrado que cuestionaba a Dios. Una evidencia, superior a todos los milagros, la confianza en un “Así dice el Señor”, habría de ser una señal incontrovertible... ¡Cuán astuta fue la forma como Satanás se presentó a Eva en Edén! “¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” La forma en que lo presentaba era una disfrazada falta de respeto por las palabras de Dios. Había en sus palabras de verdad una negación encubierta, un rechazo, una impugnación a la confiabilidad divina. Quiso implantar en su mente la idea de que Dios no actuaría según había dicho y que la prohibición acerca de ese fruto tan hermoso era una abierta contradicción al amor y la compasión que pretendía manifestar por ellos. Ahora intenta inspirar a Cristo con sus propios sentimientos: “Si eres el Hijo de Dios”. De este modo buscó insinuar la duda en la mente de Cristo... ¿Podría el Señor tratar de este modo a su Hijo?... Las tentaciones surgirán [entre algunos] a fin de ocasionar desconfianza en Dios e impugnar su amor... Llegan a ser traidores, rebeldes a Dios, y aceptan las tentaciones de uno a quien eligieron como su líder. De este modo, se transforman en instrumentos de Satanás, canales por medio de los cuales el enemigo comunica a otras mentes las dudas e infidelidades con las que los ha saturado.—Carta 3, 1897.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán