Sólo la fe genuina soporta la prueba

Sólo la fe genuina soporta la prueba, 10 de abril
“Y vio Israel aquel grande hecho que Jehová ejecutó contra los egipcios; y el pueblo temió a Jehová, y creyeron a Jehová y a Moisés su siervo”. Éxodo 14:31.{CT 109.1}
“Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar”... Las voces del pueblo se elevaron por encima del sonido de las aguas del Mar Rojo y prorrumpieron en glorioso triunfo.{CT 109.2}
Pero pronto la fe de ellos fue probada. El Señor descubriría hasta qué punto podía depender de su pueblo y si éste le sería leal y fiel. Peregrinaron por tres días en el desierto y no encontraron una fuente de agua. “Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas”... “Entonces el pueblo murmuró contra Moisés diciendo: ¿Qué hemos de beber?” En vez de confiar y temer al Señor, creyendo en él en medio de circunstancias aparentemente desalentadoras, proyectaron su reproche sobre su dirigente.{CT 109.3}
Lo mismo ocurre con esta generación. La estructura de las tentaciones de Satanás es siempre la misma. Mientras todo marcha bien, la gente cree que tiene fe. Sin embargo, cuando sufren o sobrevienen desastres o reveses, se desaniman fácilmente. La fe que sólo depende de las circunstancias, que únicamente se manifiesta cuando todo marcha bien, no es una fe genuina.{CT 109.4}
En medio de este problema, Moisés clamó al Señor. Esto es lo que los hijos de Israel, recientemente liberados, debieron haber hecho. El Señor escuchó el clamor de su siervo, contra quien el pueblo había dicho cosas tan amargas. “Y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron”. No era ninguna virtud contenida en el árbol la que transformó el agua amarga en dulce; era el poder de Uno que estaba envuelto en la columna de nube, Uno que puede hacer todas las cosas...{CT 109.5}
¿Apreció y reconoció el pueblo la bendición de Dios? ¿Se llenaron sus corazones de gratitud y de agradecimiento? ¿Tuvieron un culto de alabanza mientras estuvieron en la costa del Mar Rojo? No tenemos evidencia alguna que nos indique que la fe de ellos se hubiera fortalecido gracias a la manifestación de la misericordia, la gracia y el amor que Dios tuvo por ellos...{CT 109.6}
Cuando las dificultades llegan a probarnos, cuando no podemos percibir ningún aumento de nuestra prosperidad, sino una disminución de todas estas cosas, cuando se manifiesta una presión que requiere sacrificio de parte de todos, ¿cómo recibimos las insinuaciones de Satanás indicándonos que vendrán tiempos difíciles, que todo se desploma, que nos esperan problemas muy penosos?...Tenemos que recoger los fragmentos de las bendiciones celestiales como indicios alentadores, diciendo, Señor, creo en ti, en tus siervos, en tu obra. Pondré toda mi confianza en ti.—Carta 49a, 1896.{CT 109.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.109

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS