Una suave reprensión

Una suave reprensión, 10 de abril
A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11.{CDCD 107.1}
El que compró a la familia humana con su propia sangre, considera ofensa personal todo insulto lanzado a un hijo suyo. Su ley existe para extender el escudo de la protección divina sobre cada alma que confía en él.{CDCD 107.2}
Las acusaciones de Cristo, los ayes que pronunció, fueron seguidos por exclamaciones de profundo dolor...{CDCD 107.3}
Justamente antes de su crucifixión, contempló la ciudad de Jerusalén y lloró sobre ella diciendo: “Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!”. Lucas 19:42. Entonces hizo una pausa. Habían llegado a la cima del monte de las Olivas, y los discípulos, al contemplar Jerusalén, iban a estallar en exclamaciones de alabanza; pero vieron que su Maestro, en lugar de estar alegre, estaba angustiado y a punto de llorar.{CDCD 107.4}
Cristo se estaba acercando al final de su misión y él sabía que cuando llegara ese momento el tiempo de prueba de Jerusalén habría terminado. Pero le costaba pronunciar las palabras de condenación. Por tres años había buscado fruto sin encontrar nada. Durante ese lapso su alma tuvo un solo propósito: Presentar las solemnes amonestaciones y las misericordiosas invitaciones del cielo a su pueblo desagradecido y desobediente. Anhelaba ardientemente que el pueblo recibiera sus palabras.{CDCD 107.5}
¡Cuán misericordiosamente los había invitado! Con cuánta ansiedad había trabajado para despertar en sus corazones la comprensión de que él era la única esperanza de Israel, el Mesías prometido... La obra de su vida consistió en convencer a su pueblo desobediente de que él era su única esperanza. Lo llevó junto a su corazón. Hizo todo lo que pudo para salvarlo. Pero al terminar su obra en este mundo se vio obligado a decir en medio de la angustia y las lágrimas: “Y no queréis venir a mí para que tengáis vida”. Juan 5:40.{CDCD 107.6}
Las nubes de la ira divina se estaban acumulando sobre Jerusalén. Cristo vio la ciudad sitiada. La vio perdida. Con la voz alterada por las lágrimas exclamó: “¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos”. Lucas 19:42.{CDCD 107.7}
Extiendo esta suave reprensión... a los que avanzan ahora por el mismo terreno, y rechazan los mensajes de la gracia de Dios.—Carta 317, del 10 de abril de 1905, dirigida a los “queridos hermanos en el ministerio y en la obra médico misionera”.{CDCD 107.8}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.107

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS