Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

La densa trama del pecado

La densa trama del pecado, 13 de junio
“Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí... Vive Jehová que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa”. 2 Reyes 5:20.{CT 173.1}
Rara vez un pecado se manifestará solo o en la gama de la transgresión se restringirá sólo a un precepto o una prohibición de la ley moral. Siempre hay alguna complicación en la conducta desobediente que conduce a la conciencia pervertida a una complejidad mayor al aventurarse más y más en las tentaciones y pecados...{CT 173.2}
El corazón que no se entrega por completo al control de Jesucristo le abre una puerta a Satanás y el archiengañador teje toda clase de ingeniosas justificaciones para que aquél se entregue a los ocultos propósitos de la maldad. Dios ve todos estos engaños y justificativos que son como una tela de araña a los ojos de Uno que nunca duerme. Con cuánta facilidad el alma humana elabora pobres excusas con el fin de engañar y de encubrir el curso de maldad que prosigue. Hay un juez justo que pesa las acciones. Uno que no será engañado, ni puede ser burlado. Algún día el Señor ha de descubrir lo encubierto, ha de revelar la conciencia y ha de disipar como nube todas estas excusas.{CT 173.3}
El Señor tiene un testigo de cada transacción. Eliseo reprendió a Giezi cuando éste le negó haber seguido a Naamán. “¿De dónde vienes, Giezi?” Y él respondió: “Tu siervo no ha ido a ninguna parte”. Entonces vino la severa reprensión, prueba de que el profeta lo sabía todo: “¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? Por tanto la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre”. El Señor había revelado todo el asunto. La entrevista con Naamán, los detalles de la escena, le fueron presentados con precisión. ¡Oh, cuán engañadoras son las obras de los poderes de las tinieblas!{CT 173.4}
Eliseo le dio a conocer a Giezi los pensamientos de su corazón y su deseo de enriquecerse con los tesoros terrenales de Naamán. He aquí un hombre que debía ser un portaestandarte en el ejército del Señor, pero a causa de las tentaciones de Satanás su curso de acción fue una piedra de tropiezo para Naamán, en cuya mente una luz maravillosa se había encendido, y se encontraba favorablemente dispuesto hacia la verdad y el servicio a Dios. Y así Giezi quedó leproso. El Señor te invita a buscar su consejo, a ser sincero con tu alma y con Dios y a que te esfuerces denodadamente para desprenderte, junto con los tuyos, de las trampas de Satanás.—Carta 22, 1893.{CT 173.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.173

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...