Ir al contenido principal

Jesús, el cordero pascual, fue sacrificado por nuestros pecados,

Jesús, el cordero pascual, fue sacrificado por nuestros pecados, 11 de septiembre
“Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua. Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos”. Lucas 22:7, 8.{CT 263.1}
Cristo había escogido a Pedro y a Juan, quienes estaban estrechamente asociados en sus labores, para que prepararan la cena... “Y envió a dos de sus discípulos, y les dijo: Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un nombre que lleva un cántaro de agua; seguidle, y donde entrare, decid al señor de la casa: El Maestro dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?”...{CT 263.2}
Cristo quería resguardarse de cualquier movimiento prematuro que pudieran llevar a cabo los traidores que viniesen a la cena, reaccionando así a la acción pergeñada por Judas. Era costumbre que quienes vivían en la ciudad acomodaran a los visitantes en ocasión de la celebración de la Pascua. El mensaje tomó la forma de una orden. Y aunque pudiera parecer impropio que estos dos galileos le hablasen así a un extraño, las circunstancias indican que todo sucedió como Cristo lo había predicho. Los discípulos encontraron un hombre que llevaba un cántaro. Lo siguieron y entrando en su morada le dieron el mensaje que fue bien recibido por el dueño de casa...{CT 263.3}
Esta era la última Pascua que Jesús habría de guardar con sus discípulos. El Señor sabía que había llegado su hora. Él era el Cordero pascual y en el día que comiera la Pascua, también sería sacrificado. Sabía que las circunstancias relacionadas con esta ocasión jamás serían olvidadas por sus discípulos.{CT 263.4}
Las primeras palabras de Cristo después que se congregaron en torno a la mesa, fueron: “¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta Pascua antes que padezca! Porque os digo que no la comeré más hasta que se cumpla en el reino de Dios!”{CT 263.5}
En esta última noche con sus discípulos Jesús tenía muchas cosas que decirles. Y, si ellos hubieran estado dispuestos a recibir lo que les tenía que impartir, se habrían librado de una desgarradora angustia y de mucha desilusión e incredulidad. Pero el Señor vio que no podrían soportar lo que deseaba decirles. Al mirar sus rostros, las palabras de advertencia y consuelo se detuvieron en sus labios.{CT 263.6}
Se produjo un prolongado silencio. Jesús parecía esperar algo. Los discípulos se mostraban incómodos. Las miradas que intercambiaban unos con otros reflejaban celos y contienda... Pronto se aferraron a uno de sus temas favoritos: Cristo debía manifestar su poder y asumir su cargo en el trono de David. En el corazón de cada uno de ellos latía la esperanza de alcanzar el lugar de mayor privilegio en el reino.—Manuscrito 106, 1903.{CT 263.7}
https://egwwritings.org/?ref=es_CT.253

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Alza tus Ojos

Escoged cada día, 9 de febrero https://ift.tt/WkwH4TG La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. Salmos 119:130. Cuanto más a menudo se lee el Nuevo Testamento, más instructivo es. Ninguno se cansa de sus palabras hermosas, porque son semejantes a piedras preciosas. Cuanto más profunda sea la investigación que se haga en ellas, tanto más nueva y más espléndida será la luz reflejada por las mismas. Cuanto más estudiemos la Palabra con corazón sencillo y confiado, más comprenderemos la senda por la que debemos andar a fin de alcanzar el Paraíso de Dios. Recibimos vida de Cristo mediante el estudio de su Palabra. “En él estaba la vida”; vida original, no prestada. Es la fuente de vida. Recibimos vida del Salvador, quien la vuelve a tomar. La vida que nos ha sido dada por Dios debiera ser utilizada de la mejor manera, porque como instrumentos humanos estamos formando nuestro propio destino. Necesitamos escoger sabiamente para asociamos con quienes nos capacitarán