Seguidores

Reyes y reinas

Reyes y reinas, 11 de septiembre
Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará. Proverbios 24:3.{FV 262.1}
“En el plan de Dios para Israel cada familia tenía su propia casa ... con tierras de labranza suficientes. De este modo quedaban asegurados los medios y el incentivo para ... una vida provechosa, laboriosa e independiente.”—El Ministerio de Curación, 174.{FV 262.2}
“Los padres que poseen un pedazo de tierra y un hogar cómodo deben considerarse reyes y reinas.”—Fundamentals of Christian Education, 326, 327.{FV 262.3}
“Vivienda costosa, amueblado dispendioso, boato, lujo y holgura no suministran las condiciones indispensables para una vida feliz y provechosa. Jesús ... vino como embajador de Dios para enseñarnos cómo vivir para sacar los mejores resultados de la vida. ¿Cuáles fueron las condiciones escogidas por el Padre infinito para su Hijo? Un hogar apartado en los collados de Galilea; una familia mantenida por el trabajo honrado y digno; una vida sencilla; un conflicto diario con dificultades y penas; el desprendimiento, la economía y el servicio sufrido y alegre; las horas de estudio junto a su madre, con el rollo abierto de las Escrituras; la tranquilidad de la aurora o del crepúsculo en el valle verde; las santas actividades de la naturaleza; el estudio de la creación y la providencia; y la comunión del alma con Dios; tales fueron las condiciones y las facilidades de los primeros años de la vida de Jesús.”—El Ministerio de Curación, 344.{FV 262.4}
“Asegúrense los medios para aligerar el trabajo, promover la salud y asegurar el desahogo.... Amueblad vuestra casa sencillamente con cosas durables, que puedan limpiarse sin mucho trabajo y ser renovadas sin gran costo.”—Ibid. 348.{FV 262.5}
https://egwwritings.org/?ref=es_FV.252

Comentarios

Entradas populares

El Mensaje de los Tres Ángeles

Apocalipsis 14:6-12
6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

VISITAS