Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

Fe como la de un niño, 28 de octubre

Fe como la de un niño, 28 de octubre
Y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.Mateo 18:3{CDCD 308.1}
https://egwwritings.org/?ref=es_CDCD.308&para=1699.2305
Jesús es nuestro mejor amigo. Vivamos cada día por fe en el Hijo de Dios. Pórtate de tal modo que Dios te pueda aprobar. Entonces vas a ser una bendición para los demás... No abandones la fe humilde ni la confianza de tu infancia. Cuando estabas ente mo, tu primer pedido era éste: “Papá, mamá, oren para que el Señor me ane y perdone mis pecados”. Cuando orábamos por ti, tú también hacías una oración sencilla, y le agradecías al Señor porque te había escuchado y contestado, y con perfecta confianza decías: “Voy a mejorar. El Señor me ha bendecido”. Dormías en perfecta paz, con la confianza que los santos ángeles guardaban tu lecho. {CDCD 308.2}
Vuelve a ser niño. Deposita todas tus cargas y pesares en Aquel que solamente puede dar descanso al fatigado corazón y paz al alma perturbada. Si quieres aprender de nuevo el precioso secreto de la felicidad en esta vida, y cómo lograr la vida futura e inmortal, ten la seguridad de que tienes que volver a ser niño en lo que se refiere a la confianza, la obediencia y el amor. Si quieres cumplir tu deber con valentía y sin embargo con regocijo, como un feliz hijo de Dlos, derramarás rayos de luz sobre los demás. {CDCD 308.3}
Te encargo, puesto que lo sabes, que mires a Dios con fe sencilla, como la que tenías en tu infancia, para decirle: “Padre, estoy cansado; dame descanso. Une mi ignorancia con tu sabiduría, mi debilidad con tu fortaleza, mi fragilidad con tu poder perdurable. Escúdame con tu mano protectora durante los conflictos de la vida. Sálvame del adversario vigilante que sigue mis pisadas”... {CDCD 308.4}
Nuestra única seguridad ahora consiste en vivir una vida de fe y buenas obras. Tu Padre celestial está al tanto de todos tus problemas. Conoce todas tus debilidades. Será tu pronto auxilio en las tribulaciones, y no va a privar de ningún bien a los que le temen y lo aman. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Nuestro compasivo Salvador nunca será indiferente a ningún dolor o pesar que aflija a sus hijos... {CDCD 308.5}
Ya sea que pierdas o ganes, ya sea que estés en prosperidad o en adversidad, hágate todo ello más semejante a Jesús, el Modelo divino. Tu felicidad estará asegurada si conservas una confianza semejante a la de un niño, albergando siempre la belleza y la amabilidad de un espíritu humilde y tranquilo.—Carta 56, del 28 de octubre de 1874, dirigida a Edson White. {CDCD 308.6}

VERDADES Y ERRORES ACERCA DE LA JUSTIFICACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN. PR. LEROY BRESKOW

TOMADO DE: https://independent.academia.edu/LeroyEBeskow PUEDE DESCARGAR FÁCILMENTE ESTOS MATERIALES EN: https://drive.google.com/drive...