Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

martes, 18 de febrero de 2020

Aquí comienza el cielo


Aquí comienza el cielo, 18 de febrero

¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! Salmos 31:19. CDCD 55.1
Mientras escribo me invade un profundo sentido de gratitud por el amoroso cuidado que tiene nuestro Salvador para con todos nosotros. Al leer la Palabra de Dios y arrodillarme en oración, me impresiona tanto la bondad y la misericordia de Dios que no puedo ofrecer mi petición sin llorar. Mi corazón se subyuga y quebranta mientras pienso en la bondad y el amor de mi Padre celestial. Tengo hambre y sed de disfrutar más y más de Jesús en esta vida. Cristo fue crucificado por mí; ¿me quejaré si estoy crucificado con él? CDCD 55.2
Nunca sentí un deseo más ardiente de poseer la justicia que ahora. En mis horas de oración, la que siempre elevo al cielo es: “Señor, enseña a tu pueblo cómo buscar y salvar las ovejas perdidas”. CDCD 55.3
No sabemos lo que nos depara el porvenir, y nuestra única seguridad consiste en andar con Cristo, con nuestra mano en la suya, y el corazón lleno de perfecta confianza. No ha dicho él acaso: “¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo”? Isaías 27:5. Mantengámonos junto al Salvador. Caminemos humildemente con él, llenos de su mansedumbre. Escóndase el yo con él en Dios... CDCD 55.4
Me duele el corazón cuando veo a tantos que hacen del yo su ídolo. Cristo pagó el precio de la redención por ellos. A él le pertenece todo el servicio que puedan prestar sus facultades. Pero sus corazones están llenos de amor propio, y del afán de ostentación. No piensan en las palabras: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Marcos 8:34... CDCD 55.5
Entre aquellos sobre quienes recaerá una amarga desilusión en el día del ajuste final de cuentas, se encontrarán algunos que son aparentemente religiosos y que exteriormente viven vidas cristianas. Pero el yo impregna todo lo que hacen. Se sienten orgullosos de su moralidad, su influencia, su capacidad de ocupar puestos más elevados que los demás, y de su conocimiento de la verdad, porque piensan que gracias a estas cosas obtendrán el beneplácito de Cristo. Señor -imploran- “delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste”. Lucas 13:26. “¿No profetizamos en tu nombre y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Mateo 7:22.—Carta 91, del 18 de febrero de 1904, dirigida a W. C. White. CDCD 55.6

No hay comentarios:

Publicar un comentario