Ir al contenido principal

Aquí comienza el cielo


Aquí comienza el cielo, 18 de febrero

¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! Salmos 31:19. CDCD 55.1
Mientras escribo me invade un profundo sentido de gratitud por el amoroso cuidado que tiene nuestro Salvador para con todos nosotros. Al leer la Palabra de Dios y arrodillarme en oración, me impresiona tanto la bondad y la misericordia de Dios que no puedo ofrecer mi petición sin llorar. Mi corazón se subyuga y quebranta mientras pienso en la bondad y el amor de mi Padre celestial. Tengo hambre y sed de disfrutar más y más de Jesús en esta vida. Cristo fue crucificado por mí; ¿me quejaré si estoy crucificado con él? CDCD 55.2
Nunca sentí un deseo más ardiente de poseer la justicia que ahora. En mis horas de oración, la que siempre elevo al cielo es: “Señor, enseña a tu pueblo cómo buscar y salvar las ovejas perdidas”. CDCD 55.3
No sabemos lo que nos depara el porvenir, y nuestra única seguridad consiste en andar con Cristo, con nuestra mano en la suya, y el corazón lleno de perfecta confianza. No ha dicho él acaso: “¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo”? Isaías 27:5. Mantengámonos junto al Salvador. Caminemos humildemente con él, llenos de su mansedumbre. Escóndase el yo con él en Dios... CDCD 55.4
Me duele el corazón cuando veo a tantos que hacen del yo su ídolo. Cristo pagó el precio de la redención por ellos. A él le pertenece todo el servicio que puedan prestar sus facultades. Pero sus corazones están llenos de amor propio, y del afán de ostentación. No piensan en las palabras: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Marcos 8:34... CDCD 55.5
Entre aquellos sobre quienes recaerá una amarga desilusión en el día del ajuste final de cuentas, se encontrarán algunos que son aparentemente religiosos y que exteriormente viven vidas cristianas. Pero el yo impregna todo lo que hacen. Se sienten orgullosos de su moralidad, su influencia, su capacidad de ocupar puestos más elevados que los demás, y de su conocimiento de la verdad, porque piensan que gracias a estas cosas obtendrán el beneplácito de Cristo. Señor -imploran- “delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste”. Lucas 13:26. “¿No profetizamos en tu nombre y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Mateo 7:22.—Carta 91, del 18 de febrero de 1904, dirigida a W. C. White. CDCD 55.6

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en