Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

domingo, 16 de febrero de 2020

Dios tiene un poder ilimitado, exaltad a Jesús como el creador


Dios tiene un poder ilimitado, exaltad a Jesús como el creador, 16 de febrero

Porque él dijo, y fue hecho; él mandó, y existió. Salmos 33:9. EJ 55.1
La investigación científica abrirá ante las mentes de las personas realmente sabias un vasto campo de pensamiento e información. Descubrirán a Dios por medio de sus obras, y lo alabarán. Para ellos él será lo primero y lo mejor, y sus mentes se concentrarán en él. Los escépticos, que leen la Biblia con el fin de criticarla, aseguran en su ignorancia que encuentran contradicciones decididas entre la ciencia y la revelación. Pero la evaluación humana de Dios nunca será correcta. La mente no iluminada por el Espíritu de Dios estará siempre en tinieblas con respecto al poder divino. EJ 55.2
Las cosas espirituales se disciernen espiritualmente. Los que no mantienen una conexión vital con Dios son movidos de un lado para otro; colocan las opiniones humanas al frente y la Palabra de Dios en el fondo. Aceptan las aseveraciones humanas referentes a que el juicio contra el pecado es contrario al carácter benévolo de Dios, y mientras se dedican a pensar en la benevolencia infinita, tratan de olvidar que también hay algo que se llama la justicia infinita. EJ 55.3
Cuando nuestros puntos de vista acerca del poder, la grandeza y la majestad de Dios son correctos, y también acerca de la debilidad humana, llegamos a despreciar las pretensiones de sabiduría hechas por los hombres llamados grandes de la tierra, aunque no poseen nada de la nobleza celestial en sus caracteres. No hay nada por lo cual se debería exaltar ni alabar a los seres humanos. No hay ninguna razón por la cual se deba confiar en las opiniones de los entendidos, cuando pretenden medir las cosas divinas por sus propios conceptos pervertidos. Las personas que sirven a Dios son las únicas cuya opinión y ejemplo es seguro seguir. El corazón santificado aviva e intensifica las facultades mentales. Una fe viviente en Dios imparte energía; concede tranquilidad y reposo de espíritu, además de fortaleza y nobleza de carácter. EJ 55.4
Los hombres de ciencia piensan que con sus amplios conceptos pueden abarcar la sabiduría de Dios, tanto lo que ha hecho como lo que podría realizar. Prevalece la idea de que él está atado y restringido por sus propias leyes. Los seres humanos niegan su existencia o la ignoran, o tratan de explicar todas las cosas mediante leyes naturales, aun la forma como su Espíritu trabaja sobre los corazones humanos; y ya no reverencian más su nombre ni temen su poder. Aunque consideran que lo están ganando todo, no hacen sino perseguir ilusiones y perder oportunidades preciosas para conocer a Dios. No creen en lo sobrenatural y no se dan cuenta de que el Autor de las leyes naturales puede obrar por encima de ellas. Niegan los derechos de Dios y descuidan los intereses de sus propias almas; pero la existencia del Señor, su carácter y sus leyes, son realidades que el razonamiento humano más encumbrado es incapaz de deshacer... EJ 55.5
La naturaleza es una fuerza, pero el Dios de la naturaleza tiene un poder ilimitado. Sus obras interpretan su carácter.—The Signs of the Times, 13 de marzo de 1884. EJ 55.6

No hay comentarios:

Publicar un comentario