Ir al contenido principal

Se necesita algo más que creer


Se necesita algo más que creer, 23 de febrero

“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Santiago 2:19. CT 62.1
Debemos comprender algo que ha de ser experimentado en el cercano futuro. Habrá leyes de la tierra que interferirán con nuestra obediencia a las leyes de Dios y la prueba vendrá a fin de determinar de qué lado estamos, a favor del Señor u opuestos a él. Quisiéramos, cada uno de nosotros estar preparados para lo que ha de sobrevenir en nuestro mundo. Ninguno puede en un momento, ponerse en condiciones para soportar la prueba divina. Es por medio de una paciente perseverancia en el bien hacer que adquiriremos el componente del carácter que nos capacitará para soportar la prueba. Es mediante la diligente y cotidiana integridad del alma y la comunión con Dios, como adquirimos la fortaleza para soportar dicha prueba. CT 62.2
Habrá influencias que nos invitarán a tomar con liviandad los requerimientos divinos. Pero si hemos de estar preparados para encontrar al Hijo del Hombre cuando regrese en las nubes de los cielos, estaremos preparándonos ahora... Queremos una fe y una religión vivas. Queremos que nuestra fe se perfeccione por nuestras obras. Y a todos los que proclaman: “Sólo cree, sólo cree y serás salvo”, les preguntamos, “¿Qué creeremos? ¿Cuál es la prueba de fe para este tiempo?...” CT 62.3
En una de las parábolas de Cristo hubo uno que solicitó que alguien de entre los muertos fuese a sus parientes y les advirtiera en cuanto a lo que debían creer. Pero, Cristo le dijo: “Tienen a Moisés y a los profetas. Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, tampoco se persuadirán si alguno se levantare de entre los muertos”... CT 62.4
Leemos que los demonios creen y tiemblan, pero esa fe no los salva. Queremos una fe que se fundamente en la Biblia, una fe que se aferre al Salvador viviente y al Dios viviente... Sólo la sangre de Cristo puede salvar al pecador de toda mancha de pecado. Si hubieran reconocido esa ley, les habría señalado lo que era el pecado en el mundo antiguo y no se habrían atrevido a pecar... CT 62.5
El Señor está reuniendo a todos aquellos que lo aman y le sirven, y los impíos están siendo atados en manojos, listos para los fuegos del último día. Depende enteramente de nosotros en qué grupo estaremos, si hemos de estar con el buen trigo o en manojos atados para los fuegos del día final... CT 62.6
Usted puede estar preparado para ser traspuesto al cielo, sin ver muerte, como Enoc. El galardón eterno lo recibirán quienes sean fieles y obedientes a Dios.—Manuscrito 86, 1886. CT 62.7

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ADORACIÓN VERDADERA Y LA FALSA ADORACIÓN

Por: Miguel Cabán, pastor jubilado de la Asociación del Oeste de Puerto Rico   La gran mayoría de los lectores de este tratado ha escuchado acerca de la Iglesia Celebración que surgió a fines de los 80. Los defensores de celebración sostienen que hay que alcanzar a los jóvenes de la nueva generación con  música  moderna como Rock, Pop, ect, etc. ¿Saben ustedes como le llaman actualmente a esas iglesias de celebración? Iglesias culturalmente relevantes (New Song Church o iglesias para jóvenes o Turn Point). Ahora cabe preguntar ¿Debemos de usar la música Rock para poder alcanzar a los jóvenes de la nueva generación?    Un autor dice al respecto: “¿Usamos drogas para alcanzar a los viciados para Cristo? ¿Usamos lenguaje obsceno para alcanzar aquellos que blasfeman? ¿Robamos para nosotros identificarnos con los ladrones? ¿Producimos material pornográfico para presentar a Cristo a los pornográficos? ¿Por qué entonces deberíamos usar una música carnal para conseguir llamar la atención del

Dios nos Cuida

Dios cuida de mí, 22 de febrero https://ift.tt/VU2H8Nr No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10. El Señor se mantiene en activa comunicación con cada parte de sus vastos dominios. Se lo representa inclinándose hacia la tierra y sus habitantes. El escucha cada palabra que se pronuncia y oye cada gemido; presta atención a cada oración; observa los movimientos de cada ser... Dios siempre ha velado por su pueblo... Cristo enseñó a sus discípulos que la medida de atención divina concedida a cualquier objeto o ser depende de la jerarquía que le corresponde dentro de la creación de Dios. Les señaló los pájaros, y les dijo que ni siquiera un gorrión cae en tierra sin que el Padre celestial lo advierta. Y si Dios se preocupa por un gorrioncillo, con toda seguridad las almas por las cuales Cristo murió son de inmenso valor para él. El valor del hombre, la estima en