Elena G. de White escribió:

“No cerrará el tiempo de gracia hasta que el mensaje haya sido proclamado con más claridad. La ley de Dios ha de ser magnificada [...] El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que terminará la obra del tercer ángel”. Joyas de los Testimonios (JT), vol. 2, (Bs. As.: ACES, 1956), pp. 373,374
Pero el perdón tiene un significado más abarcante del que muchos suponen. Cuando Dios promete que “será amplio en perdonar”, añade, como si el alcance de esa promesa fuera más de lo que pudiéramos entender: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.19 El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es sólo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. Es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. David tenía el verdadero concepto del perdón cuando oró “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. También dijo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”.20 {DMJ 97.2}
https://egwwritings.org/?ref=es_DMJ.97.2&para=175.533

Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}

jueves, 6 de febrero de 2020

Un corazón agradecido


Un corazón agradecido, 6 de febrero

Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Efesios 5:20. CDCD 43.1
A Dios le agradaría que usted hiciera un esfuerzo para olvidarse de sí misma. Comience por agradecer al Señor por su hogar, por el agradable ambiente que la rodea y por las muchas bendiciones temporales que le concede. Al corresponder con gratitud al Señor por su bondad, puede hacer algo por Aquel que lo hizo todo por usted. Considere la profundidad de la compasión que el Salvador manifestó hacia usted. Por usted dio su vida y sufrió cruel muerte de cruz. ¿No puede alabar a Dios por esto? Si desea ocultar su vida en Cristo, él la recibirá. CDCD 43.2
Si quisiera demostrar que tiene una fe dinámica, mediante el ejercicio cotidiano de su fuerza de voluntad, sus facultades se fortalecerían. Lo sé por experiencia propia. Recuerdo cómo recobraron su flexibilidad mis facultades al esforzarme por ejercitarlas. ¿Tratará de ponerse en movimiento y de albergar un espíritu alegre? Ponga su confianza en Jesús. Tenga fe en él, y sea dócil en sus manos. Recibirá gran bendición cuando mude sus hábitos... CDCD 43.3
Después de ir a Australia sufrí de reumatismo durante once meses. No podía dar un paso sin experimentar mucho dolor... CDCD 43.4
Durante esos once meses de sufrimiento... no quise ceder. Mi brazo derecho estaba sano a partir del codo, de manera que pude usar la pluma y escribí dos mil quinientas páginas en papel tamaño carta para su publicación. Durante ese período experimenté los dolores más terribles de mi vida... CDCD 43.5
Pero todo esto tiene su lado feliz. Me parecía que mi Salvador estaba a mi lado, muy cerca de mí. Sentía su sagrada presencia en mi corazón y estaba tan agradecida. Esos meses de sufrimiento fueron los más felices de mi vida, debido a la compañía de mi Salvador... Su amor llenaba mi corazón. Durante toda mi enfermedad, su amor, su tierna compasión, eran mi consuelo... CDCD 43.6
Contemple a Jesús, su piadoso y amante Salvador. Si le entrega a Cristo su alma desamparada, él le proporcionará gozo y paz. Será su corona de regocijo, su recompensa inestimable.—Carta 34, del 6 de febrero de 1907, dirigida a la esposa de un administrador de asociación, residente en Australia. CDCD 43.7


No hay comentarios:

Publicar un comentario